domingo, 12 de mayo de 2019

Elvis Juice y Jack Hammer, dos buenas raciones de lúpulo con la firma de BrewDog


Aunque no hemos hablado muchas veces por aquí de BrewDog (hace ya tiempo probábamos su This Is Lager, y también su club de suscripción Fanzine), esta cervecera escocesa no necesita presentación para los amantes de la buena cerveza. Desde su nacimiento en la pequeña localidad de Ellon hace poco más de 10 años, la marca creada por James Watt y Martin Dickie se ha convertido en un auténtico imperio cervecívoro a nivel mundial. De entre sus numerosas creaciones, en esta ocasión vamos a probar dos American IPAs pertenecientes a la serie "Amplified", en la que se incluyen cervezas que podríamos definir como bastante "cañeras". Por un lado tenemos Elvis Juice, que llegó al mercado en 2016 con 6,5 % ABV y 40 IBU, cargada de notas cítricas gracias a la adición de naranja y cáscara de pomelo. Y por otro lado está Jack Hammer, que se empezó a producir en 2012 con nada menos que 7,2 % ABV y 250 IBU, y que según sus creadores está pensada para quienes buscan el amargor extremo en una cerveza.

Elvis Juice


Este "zumo de rock & roll" resulta ser una cerveza algo turbia y de un atractivo color ámbar. Al servirla forma una cantidad moderada de espuma de color beige claro que resulta más bien poco persistente. En nariz resulta muy característica, con un intenso aroma a gominola de frutas, cargado de notas de pomelo, naranja y albaricoque, aunque también se distingue un ligero toque de piña. En boca percibimos un cuerpo entre ligero y medio, envuelto en un sabor más o menos intenso, dominado por un amargor bien marcado, aunque también presenta cierto contrapunto dulce e incluso un toque de acidez. Al igual que al olerla, su paso por el paladar recuerda inevitablemente a una gominola de frutas, con presencia de las mismas notas frutales que se perciben en el aroma, acompañadas ahora de un ligero toque de malta suave. Terminado el trago, el retrogusto afrutado nos acompaña durante un buen rato.

Desde luego una IPA verdaderamente buena, muy refrescante y extremadamente frutal. La adición de naranja y cáscara de pomelo proporciona una intensidad cítrica más acusada que en cervezas en las que estas notas se consiguen sólo a base de lúpulo. Pensando en su maridaje, puede ser un buen acompañamiento para platos tan dispares como carnes asadas y mariscos a la plancha.

Estilo: American IPA
ABV: 6,5 %
Amargor: 40 IBU
Lúpulos: Magnum, Simcoe, Amarillo, Mosaic y Citra
Cereales: Maltas de cebada Extra Pale y Caramalt
Ingredientes adicionales: Naranja y cáscara de pomelo

Jack Hammer


Esta IPA es de un color entre ocre y ámbar claro, nublado por una fina turbidez. Su espuma, relativamente abundante, es de color blanco hueso y con buena retención. En nariz encontramos un aroma hipnótico, dominado por notas de fruta tropical, complementadas con notas cítricas y un ligero toque de resina. Pasado un tiempo, este aroma evoluciona con la aparición de notas más florales y herbáceas. Al probarla encontramos un cuerpo entre medio y denso, pero el papel protagonista es para su sabor, dominado por un amargor verdaderamente fuerte, apenas equilibrado por un sutil contrapunto de dulzor frutal, aunque sin llegar a ser tan exagerado como sus 250 IBU hacen predecir. Este fuerte amargor hace sombra a las notas resinosas y frutales que se distinguen en el paladar y, como no podía ser de otra forma, el trago termina con un potente retrogusto amargo.

Una buena American IPA de BrewDog, desde luego una muy potente, a las puertas de ser más bien una Imperial IPA. No se puede decir que sea espectacular, pero desde luego es muy recomendable (si os gustan las IPAs bien amargas, claro). Para acompañarla, os recomendamos recetas asiáticas con un sabor suficientemente fuerte como para no desmerecer ante esta bomba de lúpulo; una buena dosis de salsa de soja sería aconsejable, para que os hagáis una idea.

Estilo: American IPA
ABV: 7,2 %
Amargor: 250 IBU
Lúpulos: Centennial y Columbus; Dry-Hopping: Simcoe, Amarillo y Citra
Cereales: Malta de cebada Extra Pale