domingo, 25 de octubre de 2015

Debla, las "diosas" de Utrera

Hoy nos vamos (aunque sólo figuradamente) a Utrera, provincia de Sevilla, lugar donde se elaboran las cervezas artesanas Debla. El nombre de esta cervecera se corresponde con el de un palo flamenco y con una palabra de la lengua caló que significa "diosa", apelativo que estos utreranos usan para todas sus cervezas. Sus creadores explican que este nombre es un homenaje a la variedad étnica y cultural de su tierra. Nos cuentan también que puede recordar a "Cerveza de Ebla", una de las múltiples variedades de esta bebida producidas en la antigua ciudad de Ebla (Siria) hace más de 4000 años, según se ha sabido gracias a unas tablillas cuneiformes halladas en ese mismo lugar a mediados de los años setenta. Vamos entonces a probar su surtido de "diosas": La Diosa Rubia, una Blonde Ale que es quizá la mejor lograda de la familia; La Diosa Roja, que en contra de lo que se puede pensar por su nombre, no es una Red Ale sino una Pale Ale; La Diosa Negra, que de nuevo lleva a engaño, no es una Stout o una Porter sino una English Brown Ale.

La Diosa Rubia


Cerveza de color dorado, sólo ligeramente turbia, coronada por una abundante capa de espuma blanca, jabonosa y con buena retención. En nariz comenzamos percibiendo aromas florales y herbáceos, acompañados de frutas drupáceas, pero con el paso del tiempo es el aroma a uva blanca quien reclama el protagonismo. Al probarla, encontramos un cuerpo ligero y un sabor equilibrado con final ligeramente amargo y seco. En boca observamos de nuevo una evolución, ya que las notas herbáceas y cítricas dominan al principio, pero poco a poco se abren paso las drupáceas y la levadura, acompañadas de un ligero toque de frutos secos.

Como ya hemos comentado, quizá la mejor lograda y más interesante de estas "diosas" utreranas. En la mesa, creemos que su lugar estará junto a escabeches o carnes grasas a la plancha.

Estilo: Blonde Ale
ABV: 4,9%
Amargor: 45 IBU

La Diosa Roja


Se trata de una cerveza bastante turbia, de color ámbar con un tono rojizo al que debe su nombre. La espuma formada al servirla es abundante, de color blanco hueso y persistencia media. En nariz nos ofrece un aroma muy suave, marcado por notas frutales. En boca es ligera, y su sabor está caracterizado por un amargor suave, acompañado de toques ácidos y dulces. Destacan de nuevo las notas frutales, que ahora recuerdan ligeramente a frutas rojas, y están acompañadas por ciertos matices herbáceos y un toque de bizcocho aportado por la levadura.

La Diosa Roja resulta ser una Pale Ale suave y ligera, afrutada aunque sin mucha intensidad. Hará un buen trabajo acompañando platos de pollo guisado u otras carnes blancas, y probablemente también recetas basadas en atún u otros pescados azules como la caballa.

Estilo: Pale Ale
ABV: 5,0%
Amargor: 54 IBU

La Diosa Negra


La Diosa Negra es en realidad de color castaño oscuro, con reflejos ámbar al trasluz. Su espuma, de color blanco hueso, aparece en una cantidad moderada y no es muy persistente. El aroma de esta cerveza es suave, pero en él se distinguen notas de levadura, madera y torrefacto. En boca se aprecia su cuerpo entre ligero y medio, y un sabor equilibrado, más bien dulce al principio pero con un final marcado por un leve amargor y con algo de sequedad. Aparecen de nuevo los matices torrefactos, acompañados de plátano, frutos secos y notas herbáceas, con ligeros toques de café y caramelo.

Al igual que en las otras variedades de Debla, su etiqueta indica tres formas de consumirla: directamente de la botella, cristalina en copa o turbia en copa. La última de estas posibilidades, basada en agitar suavemente la botella antes de servir la cerveza, ha de ser considerada con cuidado. La cantidad de poso es excesiva (o al menos lo era en la botella que hemos tomado) y si está compactado y se desprende en su totalidad puede tener demasiado peso en el aroma y sabor de la cerveza, además de ser visualmente desagradable. Dicho esto, apostamos por la opción "cristalina en copa", que encontrará un buen lugar como acompañamiento para carnes rojas asadas o guisadas.

Estilo: English Brown Ale
ABV: 5,5%
Amargor: 43 IBU
Maltas: Mezcla de trigo y cebada tostada

domingo, 18 de octubre de 2015

Senador Volstead Etiqueta Negra, el lado oscuro de la venganza


Hace unos meses hablábamos de las cervezas Senador Volstead, que rememoran los tiempos de la Ley Seca, mientras probábamos su Etiqueta Blanca. Si bien esta refrescante Witbier hubiera hecho las delicias de muchos durante los veranos de la prohibición, Senador Volstead nos ofrece otra creación que hubiese ayudado a sobrellevar también las frías y largas noches de invierno. Se trata en esta ocasión de Etiqueta Negra, aunque también podéis llamarla Osito Fred.

El lado oscuro de Senador Volstead es de color castaño rojizo y no presenta apenas turbidez. Su carbonatación débil nos deja una espuma escasa y poco persistente, de color entre hueso y crema. Estamos ante una cerveza de carácter puramente maltoso, con un aroma dulzón en el que se distinguen notas de café, toffee, licor y caramelo. Acorde con las sensaciones percibidas en nariz, en boca se muestra una cerveza con bastante cuerpo, predominantemente dulce aunque con un leve amargor siempre presente. Aparecen de nuevo matices de café y licor, esta vez envueltos en un baño de chocolate, con un final amargo y seco.

Si bien no hemos sido capaces de encontrar indicaciones satisfactorias acerca del estilo al que pertenece esta cerveza, sus características organolépticas nos hacen pensar que posiblemente nos encontramos ante una American Brown Ale. Su carácter maltoso la convierte en una buena compañía para carnes rojas guisadas o a la plancha, y también para quesos grasos y de sabor intenso. Otra buena forma de disfrutarla sería acompañando a postres o en solitario después de una buena cena.

Estilo: American Brown Ale
ABV: 6%

lunes, 12 de octubre de 2015

Bernard Dark Lager, una campeona en su clase


La cerveza que probamos hoy es una Czech Dark Lager, nombre "oficial" del estilo popularmente conocido como "Pilsner/Lager Negra". La Bernard Dark Lager, o Bernard Černý Ležák en su lengua natal, el checo, está considerada una de las mejores cervezas de este tipo. Recientemente ha obtenido una medalla de bronce en los World Beer Awards de 2015, después de haber logrado una de plata en 2013 y la medalla de oro a la mejor Dark Lager del mundo en 2010 y 2011. Estos son sólo algunos de los numerosos premios que la convierten en la cerveza más laureada de Bernard, una compañía creada en 1991 a través de la compra en subasta de una cervecera en bancarrota que había sido fundada a finales del siglo XVI. Bernard cuenta con su propia planta de malteado, algo no muy común entre las cerveceras, en contra de lo que se pueda pensar. La planta fue adquirida por Bernard en el año 2000, pero llevaba en funcionamiento desde 1872, aunque de forma interrumpida debido a dos graves incendios y otras vicisitudes. La malta Pilsner producida en esta planta no sólo abastece a Bernard, sino que parte de ella es utilizada por otras marcas de la compañía belga Duvel Moortgat, que desde 2001 forma parte del accionariado de la cervecera checa. Bernard se precia de elaborar sus cervezas mediante un proceso tradicional y sin pasteurizado, utilizando una técnica de microfiltración para eliminar las levaduras tras la fermentación sin modificar las características organolépticas de la cerveza.

La Černý de Bernard es una cerveza de color caoba con espuma color crema, la cual es escasa y poco persistente. En su aroma claramente maltoso predominan el regaliz y el caramelo. En boca percibimos un cuerpo entre ligero y medio, y un sabor que equilibra dulzor y amargor, con este último dominando claramente el final del trago, aunque sin llegar a ser muy intenso. Seguimos encontrando caramelo, pero ahora son el torrefacto y el café quienes dominan, acompañados de un ligero toque de cacao.

Esta cerveza marida de forma excelente con queso brie, y seguramente sucederá lo mismo con otros quesos cremosos de sabor intenso. Otra buena opción es utilizarla para acompañar carnes a la brasa, las cuales establecerán una perfecta armonía con sus notas torrefactas.

Estilo: Czech Dark Lager
ABV: 5,1%
Amargor: 24 IBU
Lúpulos: Saaz y extractos
Maltas: Pilsner y otros tres tipos de "maltas especiales"

lunes, 5 de octubre de 2015

Celebramos la llegada del otoño con Sagra Calabaza y Canela


El otoño ya está aquí, amig@s. Ha llegado la época de las setas, las castañas y... las calabazas! Pero no las del mal de amores, nos referimos a las otras, las ricas. En cualquier caso, como podéis imaginar, no vamos a hablar de cocina, aquí hablamos de cerveza, y es que de la mano de estas hortalizas viene uno de los estilos de cerveza más peculiares que conocemos: las Pumpkin Ale. Este estilo estacional, bastante de moda en el panorama craft beer de Estados Unidos, fue elegido por Budweiser como objeto de burla en su polémico spot de la Super Bowl 2015, del que ya hemos hablado en nuestra entrada sobre las "múltiples Budweisers". No se trata, sin embargo, de una invención reciente; el origen de las Pumpkin Ales se remonta varios siglos atrás, a una época en la que utilizar calabaza en la elaboración de cerveza era una de las ingeniosas soluciones ante la escasez de cebada en América del Norte. Sin embargo, la cerveza que probamos hoy no es norteamericana, sino manchega. Se trata de Sagra Calabaza y Canela, una de las creaciones más atrevidas de la cervecera toledana, que es distribuida en exclusiva por El Corte Inglés.

La Pumpkin Ale de Sagra es de color entre castaño claro y ámbar, muy turbia. Cuando la servimos, forma una fina capa de espuma de color hueso y poca persistencia. En su aroma predomina claramente la canela, acompañada de otras notas como nuez moscada, flores y algún toque frutal. En boca resulta ser una cerveza de cuerpo denso, predominantemente dulce aunque con un final ligeramente amargo. Se perciben notas de caramelo, canela y azúcar moreno, acompañadas de toques frutales y herbáceos.

Esta cerveza otoñal se perfila como un buen acompañamiento para carnes blancas guisadas o a la plancha, verduras a la brasa o salteadas, y algunos postres, como tartas de frutas. También maridará a la perfección, por supuesto, con una buena crema de calabaza.

Si bien es una cerveza interesante, cabe mencionar que quizá peca de exceso de canela. Como bien sabréis, se trata de una especia muy fuerte, que cuando está presente tiene gran capacidad para eclipsar cualquier otro aroma. En nuestra humilde opinión, algo así está sucediendo en esta cerveza. Si la probáis, nos encantaría saber qué opináis, así que no dudéis en comentar.

Estilo: Pumpkin Ale
ABV: 5,2%
Amargor: 15 IBU
Ingredientes adicionales: Calabaza, canela, nuez moscada y cilantro