jueves, 25 de agosto de 2016

Antara, cerveza con chufa


Hoy probamos Antara, una cerveza de producción ecológica fruto de la colaboración entre Cervezas Fernández Pons, que la elabora, y Terra i Xufa, que la distribuye. Su principal característica es que está elaborada con chufa, el tubérculo a base del cual se hace la famosa horchata valenciana. A primera vista, esto puede parecer la típica inclusión con calzador de un ingrediente típico de determinada zona en la elaboración de una cerveza, pero resulta que no es del todo así ya que se trata de lo que podríamos llamar una "reproducción histórica". La explicación está en su etiqueta, que nos remite a un fragmento de De historia plantarum (Historia de las Plantas), obra escrita por el filósofo griego Teofrasto en el siglo IV a.C. Según este texto, determinados pueblos de aquella época hervían la chufa en cerveza de cebada para dar lugar a un brebaje que era considerado un manjar. En cualquier caso, la mezcla no deja de ser un poco rara y el resultado digamos que es más bien discutible. Pero ya se sabe: para gustos, colores.

Y el color de esta Antara es dorado claro, casi transparente, similar al de una German Pilsner. Se trata de una cerveza muy carbónica que al ser servida forma una abundante corona de espuma blanca, la cual se va desvaneciendo hasta quedarse en una fina capa que sí permanece hasta el final. Al principio ofrece un aroma muy fresco con notas de hierba, vino blanco, uvas y manzana verde. Este olor va evolucionando y al cabo de un tiempo parecen distinguirse suaves notas dulces de fruta y chufa. En boca es muy ligera y suave, podría decirse que aguada, más bien dulce aunque de forma muy discreta, con cierta presencia del carbónico y un ligero punto maltoso.

Como ya adelantábamos en el primer párrafo, una cerveza que no acaba de convencernos en absoluto, muy suave y con un sabor que esperamos al menos sea apreciado por los amantes de la chufa. Resulta difícil proponer un acompañamiento para ella, sólo se nos ocurren postres a base de nata y/o almendras, y ni siquiera podemos asegurar que sea una buena idea.

Estilo: Pale Lager - Spiced Beer
ABV: 4,2%
Ingredientes adicionales: Chufa

martes, 16 de agosto de 2016

The Roundhouse Taproom, una parada obligada en Hong Kong


Hay motivos muy diferentes para visitar Hong Kong. Mucha gente lo hace por trabajo, algunos para hacer turismo, y otros pasamos en ella unas horas porque hacemos una larga escala en el gigantesco Aeropuerto Internacional de Hong Kong (HKG), uno de los más concurridos del mundo. Si os encontráis en esta última situación, que sepáis que la visita a la ciudad merece la pena. Una vez superadas las concurridas colas de extranjería y aduanas, podéis llegar al centro de la ciudad en aproximadamente media hora por poco más de 10€ (ida y vuelta) usando el ferrocarril Airport Express. Allí os espera una ciudad vibrante, que resulta especialmente espectacular cuando cae la noche y comienza el juego de luces en sus rascacielos. Además, si sois amantes de la buena cerveza, debéis saber que, como buena ciudad cosmopolita que es, Hong Kong no se ha quedado al margen de la revolución de la cerveza artesana.


Buena prueba de ello es The Roundhouse Taproom, un excelente local ubicado en el número 62 de Peel Street, en pleno centro de la ciudad, a poco más de 15 minutos andando de las estaciones de metro Central y Hong Kong (en la cual termina el recorrido del Airport Express). En la zona podéis encontrar varios locales y tiendas especializadas muy interesantes, no os desaniméis cuando veáis que algún bar tiene "cerveza industrial española" (no diré más) en sus grifos. De entre todos estos lugares y según muchos conocedores del panorama cervecero de la ciudad, The Roundhouse Taproom es uno de los mejores bares para disfrutar de una buena cerveza en Hong Kong.

La empinada Peel Street (izquierda) 
y el exterior de The Roundhouse Taproom (derecha)

Y la verdad es que, aunque por desgracia no tuve tiempo para probar la competencia y comparar, sí puedo decir que se trata de un local más que recomendable. Lo que encontraréis allí es un bar agradable y acogedor, con una decoración moderna de estilo industrial y, lo que es más importante, un impresionante surtido de hasta 27 grifos de cerveza (3 de ellos dedicados a casks), el mayor de la ciudad. En su pizarra encontraréis grandes cervezas de todo el mundo, pero se puede distinguir una presencia especialmente importante de cervezas procedentes de diferentes lugares de Oceanía y la costa Pacífica de Asia, incluyendo por supuesto alguna cerveza elaborada en el propio Hong Kong. La oferta se complementa con un gran surtido de cervezas en botella.

Semiconductor Session IPA
En mi paso por allí, disfruté de dos de las 24 cervezas que tenían pinchadas en aquel momento. En primer lugar, la Semiconductor Session IPA, de la cervecera 8 Wired Brewing Co., con sede en Nueva Zelanda. La Semiconductor es una American IPA de sesión de 4,4% ABV y 30 IBU, muy rica, bastante amarga y algo seca. Me dieron a probar otras dos cervezas de 8 Wired, y la verdad es que todas estaban realmente buenas, así que yo al menos no pienso perderles la pista a estos cerveceros neozelandeses. Lo malo es que, al menos por el momento, parece bastante complicado encontrar sus referencias en España. A continuación, probé la GaLactic Sour IPA, versión "salvaje" de una American IPA elaborada en Hong Kong por Young Master Ales. Se trata de una cerveza muy refrescante, de 5,9% ABV y 45 IBU, con un logradísimo equilibrio entre acidez y amargor.


Para acompañar estas cervezas tiré de la carta de aperitivos de The Roundhouse Taproom, que tenía muy buena pinta, y vaya si fue un acierto. La elección fue un abundante plato de alitas de pollo deshuesadas, muy tiernas, con un rebozado delicioso y una salsa picante que maridaba a la perfección con las cervezas elegidas, especialmente con la GaLactic.

Aparte de las tremendas cervezas y la buena comida, resulta que la atención que uno recibe en The Roundhouse Taproom es excelente, sus camareros son atentos y agradables, y varios de ellos cuentan con el título Certified Beer Server del Cicerone Certification Program. Es decir, muy buena gente que, además, sabe lo que se hace. En cuanto al precio, una pinta de Semiconductor, media pinta de GaLactic y las alitas sumaron un total de 219 HK$ (unos 25 €). Puede parecer mucho, pero no hay que olvidar que los precios en Hong Kong tienden a ser algo más altos que en España.

En conclusión, un local más que recomendable, una parada obligada para l@s cervecívor@s que os dejéis caer por la gran ciudad de Hong Kong.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Comparamos dos Witbier nacionales: Rosita d'ivori vs. Tesela Blanca de Trigo

Hoy probamos dos cervezas diferentes, ambas de estilo Witbier. Este tipo de cerveza, del que ya hemos hablado en alguna ocasión (ver St. Bernardus Wit y Senador Volstead Etiqueta Blanca), es uno de los en ocasiones llamados estilos "de granja" belgas (en contraposición a los estilos "de abadía"). Su nombre significa "cerveza blanca", debido a su habitual color amarillo claro, blanquecino debido a la turbidez y la carbonatación, ambas bastante intensas habitualmente. Las Witbier se caracterizan por el uso de trigo sin maltear (aproximadamente al 50% con malta de cebada), y frecuentemente son especiadas con cilantro y piel de naranja. Son cervezas ligeras y muy refrescantes, ideales para acompañar platos tales como ensaladas, escabeches y pescados a la plancha. Se trata de un estilo muy popular y extendido a nivel internacional, y en esta ocasión tenemos dos ejemplos hechos en España: la tarraconense Rosita d'ivori (en catalán "de marfil") y la burgalesa Tesela Blanca de Trigo. Como podéis ver, ambos son nombres bastante descriptivos, muy ajustados a las características de estas cervezas. En el caso de Tesela, la Blanca de Trigo se define como "Hefeweissbier" (el tradicional estilo de cerveza de trigo alemana al que en Cervecívoros normalmente nos referimos como Hefeweizen) en su etiqueta y en algunas webs, pero sus características apuntan inequívocamente a una Witbier. Además, Tesela indica que la Blanca de Trigo se elabora con una parte de trigo sin maltear, ingrediente propio de este estilo pero no de las Hefeweizen, en las cuales se usa generalmente trigo malteado.

Rosita d'ivori



La Witbier de Rosita presenta un color amarillo pajizo con reflejos ámbar claro. En cuanto a su carbonatación, resultó ser excesiva, al menos en esta botella, generando el típico "efecto géiser". Sin embargo, la abundante capa de espuma blanca no duró mucho, desvaneciéndose al poco tiempo de ser servida. En nariz se aprecian aromas de hierbas, especias, limón y manzana verde. Refrescante, de cuerpo ligero y con cierta presencia del carbónico, su sabor tiene un toque ácido y un amargor muy leve, destacando un dulzor quizá excesivo para una cerveza de este estilo. Se aprecian de nuevo las notas herbáceas, acompañadas de bizcocho y naranja.

Estilo: Witbier
ABV: 4,5%
Ingredientes adicionales: Azúcar, jarabe natural, piel de naranja y cilantro

Tesela Blanca de Trigo



La representante burgalesa es de color oro viejo y bastante turbia. Su espuma, de color blanco, es muy abundante y bastante persistente. El aroma de esta cerveza está claramente marcado por notas cítricas y herbáceas. Al igual que en el caso anterior, presenta un cuerpo ligero y el carbónico está bastante presente. Su sabor es predominantemente ácido, aunque también se percibe cierto amargor, especialmente al final del trago. Se aprecian hierbas y bizcocho, acompañados de un toque cítrico que va evolucionando del limón a la naranja.

Estilo: Witbier
ABV: 4,5%

domingo, 31 de julio de 2016

Lilith Oporto Aged, pasión frutal de In Peccatum Craft Beer


Ya hemos hablado en alguna ocasión de Keltius e In Peccatum, las marcas hermanas con sede en Ourense creadas por Alberto Gómez Trabazos. La cerveza que probamos hoy pertenece a la segunda de ellas, la que está más inmersa en la corriente craft beer contemporánea (con referencias como la APA Estío), pero en ella se nota la influencia del saber hacer en estilos belgas que nació con Keltius, más orientada a los estilos tradicionales belgas (con referencias como la Belgian Golden Strong Ale Trashno). Se trata de una Belgian Dark Strong Ale llamada Lilith Oporto Aged que, como su nombre indica, es madurada durante un mes y medio en barricas de roble previamente usadas para envejecer Oporto, algo que le confiere un suave y agradable carácter frutal. Tal vez os interese saber que también existe la variante Lilith Bourbon Aged, madurada durante nada menos que ocho meses en barricas de Bourbon.

Al servir esta cerveza nos sorprende un color relativamente claro para su estilo, entre ámbar oscuro y caramelo, con reflejos rojizos. Aunque el poso es abundante, la turbidez está totalmente ausente si la cerveza está bien reposada. La espuma es densa y de color crema, se forma en una cantidad moderada y es muy persistente. En nariz encontramos un aroma rico y complejo, dominado por notas de licor y fruta madura, acompañadas de pan y otros matices relacionados con la levadura, además de un suave toque de caramelo. Al probarla apreciamos un cuerpo intermedio y una textura muy agradable. El sabor está dominado por un dulzor sutil y suave, con apenas una pizca de amargor final. Las notas frutales, como drupáceas y frutas rojas, son sin duda las protagonistas, envueltas en corteza de pan, y de nuevo con un ligero toque de caramelo.

Lilith Oporto Aged es una cerveza un poco peligrosa, relativamente fácil de beber a pesar de su alta graduación, gracias a un suave paso por boca. Se puede disfrutar sola pero, si se acompaña de comida, los embutidos y las carnes rojas guisadas son probablemente las mejores opciones, junto con quesos fuertes y cremosos.

Estilo: Belgian Dark Strong Ale - Specialty Wood-Aged Beer
ABV: 9,0%
Cereal: Cebada
Ingredientes adicionales: Azúcar

sábado, 16 de julio de 2016

Dinkelacker CD Pils, ideal para el calor


Toca cerveza suave, refrescante, de sesión, clásica. Más concretamente toca Dinkelacker CD Pils, una Pilsner elaborada en Alemania pero con un estilo muy cercano a una Bohemian Pilsner, por lo que la etiquetamos como Pilsner a secas. Hacemos esta aclaración porque puede que en algunos sitios la veáis clasificada como German Pilsner, pero esto se debe únicamente a su procedencia, ya que no es tan suave como las cervezas que verdaderamente se ajustan a ese estilo. Esta cerveza es elaborada por Familienbrauerei Dinkelacker, una cervecera de Stuttgart dedicada en exclusiva a los estilos tradicionales centroeuropeos, y debe las siglas CD a Carl Dinkelacker, quien fundó esta empresa familiar en 1888. Curiosamente, el apellido que da nombre a esta cervecera significa "campo de espelta" (un tipo de trigo) en alemán. Las cervezas que esta compañía fabrica para su exportación se agrupan bajo tres marcas diferentes: Dinkelacker, Sanwald y Schwaben Bräu.

La CD Pils es de un intenso color dorado oscuro con reflejos ambarinos, transparente. Su espuma de color blanco es más bien escasa y efímera. En el aroma de esta cerveza encontramos el perfil clásico de las Pilsner al estilo checo, con notas que recuerdan a hierba, flores y polen o miel suave. Presenta un cuerpo ligero, y su sabor se caracteriza por un amargor suave, con un toque ácido y también un leve dulzor cuando la mantenemos unos segundos en la boca. De nuevo percibimos hierba, polen y un suave toque de miel.

Como buena Pilsner, hará una gran pareja con ensaladas y pescados a la plancha, aunque tampoco se debe descartar como acompañamiento para carnes a la brasa.

Estilo: Pilsner
ABV: 4,9%
Lúpulos: Tettnanger

sábado, 9 de julio de 2016

Brutus The Beer, para un primer paso


La cerveza que probamos hoy es Brutus The Beer, una Pale Lager creada por la compañía homónima con sede en Sitges. Sin embargo, su elaboración no tiene lugar en esta localidad barcelonesa, sino en la cervecera Aktienbrauerei Kaufbeuren, ubicada en la localidad bávara de Kaufbeuren y una de las más antiguas en activo, ya que fue fundada en 1308. Esto no significa que debáis esperar una maravilla fruto de la colaboración y la sinergia entre las habilidades cerveceras bávaras y catalanas, pero bueno, no está mal.

Presenta un color dorado claro, brillante y totalmente transparente. Se trata de una cerveza bastante carbónica que forma una buena capa de espuma blanca muy persistente. Su aroma es suave y simple, principalmente herbáceo con algunas notas de limón y cereal. En boca es ligera, carbónica y refrescante, con un sabor que combina cierto dulzor maltoso con un amargor suave. En el paladar apreciamos hierba, polen, pan y un cierto recuerdo a limón.

Para que nos entendamos, una cerveza suave y ligera, mejor que las industriales de siempre y poco más. Seguramente sea una buena elección para dar a probar a los cerveceros anclados en la caña rubia de toda la vida, un primer paso sin sobresaltos para ir acercándolos poco a poco al maravilloso mundo que se están perdiendo. Ya lo dice su chapa, "The Adventure Begins" ("Comienza la Aventura"). Como podéis imaginar, funcionará bien como cerveza de sesión, pero también acompañando una barbacoa o una hamburguesa.

Estilo: Pale Lager
ABV: 5,0%

sábado, 2 de julio de 2016

Nurse Ipaprofeno, medicina para el alma


La cerveza que probamos hoy es probablemente la más representativa de Cerveza Nurse, una cervecera asturiana fundada por dos enfermeros amantes de la cerveza que un día decidieron dar el salto de la elaboración casera a la comercial. Aun no disponen de fábrica propia, pero apuntan maneras con sus buenas cervezas, así que seguro que no tardarán en cumplir su sueño y disponer de instalaciones propias. Como podéis ver, no dejan de lado su otra profesión, la de enfermeros. Han llamado a su marca Nurse ("enfermer@" en inglés), mientras que para bautizar esta American IPA, elaborada con una gran selección de lúpulos por cierto, han jugado con el nombre de ese famoso antiinflamatorio que más de uno puede necesitar al día siguiente de un exceso de cerveza. 

Este jarabe de lúpulo aparece ante nosotros mostrando un color ámbar claro con reflejos dorados, y no presenta apenas turbidez. Se trata de una cerveza no muy carbónica, de modo que su espuma de color blanco hueso es escasa y poco persistente. Presenta un aroma moderadamente intenso y muy agradable en el que se aprecian notas florales, pino y un toque frutal en el que se mezclan cítricos y frutas tropicales. En boca es de cuerpo medio y su sabor está claramente dominado por un amargor moderado, complementado con toques ácidos y dulces. De nuevo percibimos cítricos, fruta tropical, pino y además algo de resina.

En definitiva, la Ipaprofeno es una IPA muy agradable y más que correcta. No es demasiado fuerte ni demasiado amarga, pero posee cierta intensidad y riqueza de matices que te dan ganas de repetir. Para acompañarla, creemos que la mejor opción son las carnes de ave a la brasa un poco especiadas, como por ejemplo unos zancos de pollo a la parrilla con pimienta.

Estilo: American IPA
ABV: 6,7%
Amargor: 50 IBU
Lúpulos: Columbus, Cascade y Amarillo
Maltas: Pale Ale y Crystal
Levadura: Nothingham