domingo, 28 de febrero de 2021

A Little Sumpin' Sumpin' Ale, trigo lupulado de Lagunitas


La cerveza a la que está dedicada esta entrada pertenece a una de esas marcas que no necesitan presentación: Lagunitas. Y no la necesita porque es una de las cerveceras más icónicas de la revolución craft beer estadounidense, pero también porque ya os hablamos un poco de ella cuando probamos su referencia estrella, la Lagunitas IPA. La referencia que os presentamos hoy es algo menos conocida, pero no por ello menos interesante. Se trata de A Little Sumpin' Sumpin' Ale, una cerveza un poco difícil de clasificar, porque para algunos es una APA con trigo, para otros una White IPA... y nosotros creemos que lo más acertado es decir que se trata de una American IPA con trigo, ni más ni menos.

Este cóctel de trigo y lúpulo es transparente y presenta una tonalidad oro viejo, mientras que su gruesa capa de espuma es de color blanco hueso y resulta bastante duradera. Su aroma es agradable, dominado por notas de fruta tropical, aunque también se percibe cierto recuerdo a resina y toques de coco, vainilla y bizcocho. De cuerpo medio, la sensación en boca es suave y agradable, con un tacto sedoso y su 7,5 % ABV perfectamente integrado. El sabor es suave y equilibrado, combinando un amargor entre suave y moderado con un sutil contrapunto dulce. En el paladar predominan las notas frutales.

Simple y llanamente una buena cerveza, muy agradable para todos los sentidos, una combinación acertada de las propiedades del trigo con una buena carga de lúpulo. Será un buen acompañamiento para platos picantes o bien especiados, muy recomendable para comida mexicana.

Estilo: American IPA - Alternative Grain Beer
ABV: 7,5 %
Amargor: 65 IBU
Cereales: Trigo y malta de cebada

sábado, 23 de enero de 2021

St Austell Tribute Cornish Pale Ale, "real ale" de altos vuelos


Quienes seguís Cervecívoros sabréis que nos encantan las tradicionales real ales británicas, y quizá recordéis la entrada que dedicamos a Proper Job y Big Job, dos IPAs de St Austell Brewery. Pues bien, hoy vamos a hablar de otra referencia de esta cervecera de Cornwall (Cornualles) fundada a mediados del siglo XIX. Se trata de la segunda referencia más popular de la marca, la Pale Ale Tribute. Esta cerveza nació en 1999 con el nombre Daylight Robbery, se trataba de una elaboración especial para conmemorar el eclipse total de sol que tuvo lugar en agosto de dicho año. Sin embargo, dado su éxito, en 2001 se convirtió en una referencia permanente bajo el nombre de Tribute, en homenaje a todos aquellos que ayudaron a St Austell a alcanzar sus 150 años de historia, que se celebraban ese año. En estos 20 años de vida, Tribute ha sido galardonada con numerosos premios y, como curiosidad, debéis saber que tendréis la oportunidad de probarla (en formato lata) si voláis con British Airways. 

Al servir esta Pale Ale encontramos una cerveza brillante y transparente, de un atractivo color entre oro viejo y ámbar claro. Apenas forma una fina capa de espuma de color blanco hueso que desaparece al cabo de un rato. Su aroma es muy agradable, con los matices característicos de una clásica Pale Ale británica. Abundan las notas de cereal, bizcocho y galleta, mientras que el lúpulo aporta notas florales y suaves toques especiados y cítricos. En boca encontramos un cuerpo entre ligero y medio y un sabor suave, combinación de un dulzor maltoso bien marcado al principio del trago y un suave amargor que domina al final. En el paladar se perciben las mismas notas maltosas que en nariz, acompañadas de polen y toques herbáceos y terrosos.

Desde luego una gran Pale Ale, una excelente muestra de este estilo tradicional británico del que encontraréis más información aquí. Se trata de una cerveza muy aromática y bebible, de esas con las que una pinta sabe a poco. Por este motivo puede ser una perfecta cerveza de sesión, mientras que en la mesa será un buen acompañamiento para carnes blancas guisadas o a la brasa.

Estilo: Pale Ale
ABV: 4,2 %
Amargor: 35 IBU
Cereales: Maltas de cebada Maris Otter Pale y Cornish Gold
Lúpulos: Fuggles, Celeia y Willamette

domingo, 10 de enero de 2021

India Double Porter - Mosaic-Simcoe-Vic Secret, una "Hoppy Porter" de los londinenses The Kernel


No es la primera vez que decimos esto, pero lo cierto es que resulta imperdonable no haber hablado nunca de The Kernel Brewery, una de las cerveceras craft más exitosas y alabadas de Reino Unido. Esta cervecera inició su recorrido en Londres en 2009, aunque fue en 2012 cuando se trasladó a su actual cuartel general en el barrio de Bermondsey, al sureste de la ciudad. En los últimos años, numerosas cerveceras artesanas de éxito se han concentrado en esta zona, generando lo que ha dado en llamarse Bermondsey Beer Mile, un auténtico paraíso cervecero en plena capital británica. Allí precisamente se ha producido la cerveza de la que os hablamos hoy: India Double Porter - Mosaic-Simcoe-Vic Secret. Resulta que, en los últimos años, The Kernel ha creado varias cervezas diferentes bajo el nombre India Double Porter, todas ellas de estilo American Porter y bien cargadas, con graduaciones entre 7,4 y 8,0 % ABV, pero cada una con su propia combinación de lúpulos. La que hemos tenido la suerte de probar combina dos populares variedades americanas como Mosaic y Simcoe, marcadamente afrutadas y resinosas, con Vic Secret, algo más sutil y de origen australiano. El resultado de combinar una buena dosis de estos lúpulos con el carácter maltoso torrefacto de una Porter y una buena graduación alcohólica, lo vemos a continuación.

Esta Porter presenta un intenso color caoba, prácticamente negro, y se ve coronada por una gruesa y cremosa capa de espuma, de color entre beige y canela, que resulta bastante persistente. Su aroma es intenso y característico, una curiosa mezcla de notas lupuladas, sobre todo de resina, y maltosas, entre las que destaca el cacao, aunque también encontramos corteza de pan, torrefacto, galleta tostada y tofe. En boca también demuestra mucho carácter, con un cuerpo entre medio y denso, y un sabor predominantemente amargo, aunque con una buena dosis de dulzor al principio del trago. El paladar no se aburre con notas de chocolate, caramelo y resina, rematadas con toques cítricos y un largo y marcado retrogusto cafetoso. 

Sin duda estamos ante una cerveza bastante imponente, con un carácter agresivo y original, que seguramente se debe a una total falta de mesura en la elección y uso de ingredientes. Por momentos recuerda mucho a una Black IPA, con la diferencia de que en este caso tenemos un equilibrio más desplazado hacia el lado de la malta y menos centrado en el lúpulo, aunque sin olvidarse de él. Será una gran elección para acompañar postres de chocolate, y también como cerveza de sobremesa para días de calor, en los cuales resultará más adecuada para esta función que una Russian Imperial Stout o una Barleywine.

Estilo: (Imperial) American Porter
ABV: 7,5 %
Lúpulos: Mosaic, Simcoe y Vic Secret
Cereales: Malta de cebada
Ingredientes adicionales: Azúcar

jueves, 24 de diciembre de 2020

Old XMAS Ale, la cerveza navideña de Guineu y La Quince


Si os gustan las cervezas intensas y maltosas, no cabe duda de que conoceréis Vanilla Black Velvet, una Russian Imperial Stout que para much@s es una de las mejores cervezas de España. Hace ya casi dos años, esa gran cerveza desfilaba por estos lares y os contábamos que sus creadores eran Cervesa Guineu y La Quince Brewing Company, dos de las cerveceras más aclamadas de este país, que juntas forman Rapaces Night Hunters Brewing Co. Afortunadamente, este proyecto colaborativo no se ha quedado en una sola receta, y hoy os presentamos una cerveza especial de Navidad creada por nuestras bestias nocturnas favoritas: Old XMAS Ale.

Al servir esta cerveza navideña nos encontramos con un intenso color castaño oscuro y una turbidez bastante marcada. De hecho, resulta casi opaca al principio a causa de sus sedimentos, abundantes y difíciles de evitar al verter, pero se aclara bastante tras reposar un rato en la copa. Su espuma es casi inexistente, apenas unas pocas burbujas despistadas, y su aroma resulta agradable y penetrante, con fuertes notas de chocolate, tofe y caramelo, aderezadas con toques de repostería y café. Se percibe también un ligero toque licoroso, y con el tiempo aparecen nuevas notas, dulce de leche primero y madera algo más tarde. En boca presenta un cuerpo denso y un sabor en el que debemos alabar el sutil y logrado equilibrio entre dulzor maltoso y amargor torrefacto. Distinguimos notas de café y repostería, con toques de chocolate, tofe, caramelo y licor.

Siendo una cerveza fuerte y maltosa firmada por los creadores de Vanilla Black Velvet, el buen resultado no puede sorprender a nadie. Esta cerveza de temporada destaca especialmente en nariz, resultando algo más floja en boca. En cualquier caso, es una cerveza muy recomendable para las sobremesas navideñas, quizá acompañando postres de crema o chocolate, aunque lucirá mejor en solitario.

Estilo: Christmas Ale (Old Ale)
ABV: 8,5 %
Amargor: 40 IBU
Cereales: Malta de cebada

Querid@s cervecívor@s, toméis lo que toméis en estos días, sólo espero que lo hagáis en la mejor compañía (aunque tenga que ser limitada). Os deseo unas muy Felices Fiestas, y que en 2021 se cumplan todos los deseos que el 2020 ha dejado pendientes, y muchos otros más. ¡Salud!

sábado, 12 de diciembre de 2020

Dougall's Fishman, una Imperial Stout con café y... anchoa


Si estáis leyendo este blog, asumiremos que os gusta la cerveza. Por tanto la primera pregunta será, ¿os gusta el café? Y para terminar, ¿os gustan las anchoas? Si la primera asunción es correcta y la respuesta a las dos preguntas es "sí", entonces os encantará la cerveza que os presentamos en esta ocasión, porque se trata nada menos que de una Russian Imperial Stout con café y anchoa. Sí, anchoa, el pescado, es decir, bocarte (Engraulis encrasicolus) elaborado en conserva de salazón. Por cierto, ¿sabíais que el boquerón y la anchoa son productos que vienen de la misma especie de pez, pero elaborado de forma diferente? Si es que en Cervecívoros siempre se aprende algo, ¿verdad? En fin, curiosidades aparte, la anchoa es un gran producto, rico en ácidos grasos omega-3, proteínas y un montón de vitaminas. Su buena dosis de sabor salado y umami hace que combine muy bien con el queso y el tomate, siendo un excelente ingrediente, por ejemplo, para la pizza. Y ahora también para la cerveza. Vale, es cierto que, a primera vista, usar anchoa en la elaboración de una cerveza puede parecer una locura propia del mismísimo Joey Tribbiani, y seguramente jamás se nos ocurriría probar tal cosa, pero... Sí, hay un gran "pero", y es que esta cerveza la firma Dougall's, una de las mejores cerveceras artesanas de España, gente seria que sabe lo que hace. Así que hemos decidido darle una oportunidad a esta singular cerveza, que debe su nombre a la leyenda del hombre pez de Liérganes

Al servirla, tal y como cabría esperar, encontramos una cerveza de un intenso color caoba, casi totalmente negro. Se forma una fina capa de espuma color canela que desaparece rápidamente. En nariz percibimos un intenso aroma a cacao, café y moca, con toques de leche quemada y, por momentos, recuerdos a licor de frutos rojos. Al probarla descubrimos un cuerpo denso y un tacto sedoso, con un final bastante seco. Su sabor es intenso y predominantemente dulce, aunque no llega a ser empalagoso y encuentra cierto equilibrio en un suave contrapunto amargo y un sutil toque salado. Sus notas maltosas envuelven todo el paladar, que puede distinguir recuerdos a cacao, tofe y dulce de leche.

Podríamos pensar que añadir anchoas a una Imperial Stout (o a cualquier cerveza, la verdad) jamás podría salir bien, pero hablamos de Dougall's, y como os adelantábamos esta gente sabe lo que hace. La presencia de la anchoa sólo se nota en un ligerísimo toque de sabor salado que para nada desentona y, de hecho, se combina muy bien con el dulzor predominante, como en el salted caramel. Así que, contra todo pronóstico, he aquí una sólida, agradable y potente cerveza de sobremesa que estará especialmente bien acompañada por postres en los que la protagonista sea la crema pastelera.

Estilo: Russian Imperial Stout - Spiced Beer
ABV: 10,0 %
Amargor: 21 IBU
Cereales: Cebada y avena
Ingredientes adicionales: Café y anchoa

domingo, 29 de noviembre de 2020

Black Wych, magia negra de Wychwood Brewery


La cerveza de la que vamos a hablar en esta entrada pertenece a una de esas marcas que hacen las delicias de los coleccionistas de botellas, gracias en parte a la forma característica de las mismas, pero sobre todo al cuidado diseño de sus etiquetas. Nos referimos a Wychwood Brewery, una de las cerveceras de la compañía británica Marston's PLC, el mayor productor de cerveza en cask del mundo. Las cervezas de Wychwood se producen en la localidad de Witney, próxima a Oxford, y son conocidas por su temática fantástica o mitológica. Cada cerveza está asociada a un mito o un personaje de fantasía, y Halloween es la festividad fetiche de la marca, que de hecho elabora para la ocasión una edición especial de su cerveza más popular, la British Brown Ale Hobgoblin. Sin embargo, hoy no vamos a hablar de la cerveza del duende, sino de la más oscura de las Wychwood, una English Porter que, como no podía ser de otra forma, está dedicada a una "bruja negra".

A pesar de su nombre, no es una cerveza totalmente negra, pero casi, pues presenta un intenso color caoba, y a contraluz vemos que es transparente con reflejos cobrizos. Su espuma de color café con leche resulta cremosa y persistente, como la de un buen espresso. En nariz encontramos un aroma eminentemente maltoso, relativamente suave, con notas de regaliz, caramelo, chocolate y un toque de café. En boca presenta un cuerpo de ligero a medio, y su sabor se caracteriza por un amargor cafetoso equilibrado con un punto dulce. De nuevo percibimos notas de café, chocolate y caramelo, pero también corteza de pan y avena.

Sin duda una correcta English Porter, aunque no es nada espectacular. Vamos, que no se puede decir que sea "mágica". La mejor opción para acompañarla serán las carnes rojas asadas, como un roast beef o un solomillo Wellington.

Estilo: English Porter
ABV: 5,0 %
Lúpulos: Fuggles, Progress y Challenger
Cereales: Avena y maltas de cebada Pale y Black Crystal

domingo, 15 de noviembre de 2020

Kozel Dark, un clásico de las Dark Lager checas


Aunque no es demasiado conocida en España, la cervecera Velkopopovický Kozel es un clásico en la República Checa, una de las patrias de la cerveza por excelencia. Su sede se encuentra en la localidad de Velké Popovice, a pocos kilómetros al sudeste de Praga, en el mismo lugar en el que fue fundada en 1874 por la familia Ringhoffer, si bien la tradición cervecera del lugar parece remontarse al siglo XIV. Sin embargo, la titularidad mercantil de Kozel abandonó suelo checo hace tiempo. La cervecera fue comprada en 2002 por el gigante SABMiller, quien a su vez la vendió a Asahi Breweries en 2016 (el mismo año en que SABMiller pasó a ser propiedad de AB InBev). Como suele pasar con las cervezas de gran tradición, el origen de su nombre y su emblema tiene una pequeña historia detrás. Al parecer, durante la Primera Guerra Mundial, la familia Ringhoffer quiso diferenciarse de la competencia elaborando una cerveza fuerte y oscura que los lugareños comenzaron a llamar Kozel (teniendo en cuenta que "koza" significa "cabra" en checo, nos hacemos a la idea de que esta nueva cerveza consiguió causar cierta impresión). En aquella misma época, un artista francés pasó un tiempo en la localidad de Velké Popovice y, como muestra de gratitud hacia la hospitalidad de sus gentes, diseñó un emblema para la cervecera local. Se inspiró, como podéis imagina, en el nombre que los locales daban a su cerveza, y así nació el caprino emblema de Kozel. El caso es que la idea cuajó y, desde entonces, todas las cervezas producidas en Velké Popovice pasaron a lucir el emblema de la cabra en su etiqueta. A los propietarios de la cervecera les gustó tanto que, en la década de 1930, se compraron una cabra para tenerla como mascota y así reforzar su imagen de marca, hecho que se convirtió en una tradición que se ha mantenido hasta la actualidad (con diferentes cabras, obviamente). En las últimas décadas, las referencias principales de Kozel han sido dos: Kozel Premium Lager (una clásica Czech Premium Pale Lager) y la cerveza que nos ocupa hoy, Kozel Dark, una Czech Dark Lager a la que no llamaréis de esta forma si la queréis pedir en su país de origen, allí sólo responde al nombre de Černý Kozel ("černý" significa "negra" en checo).

Esta Černý es de un profundo color castaño oscuro, casi caoba, transparente y con reflejos color rubí. Su espuma, de color beige claro, es más bien escasa y no dura mucho. En nariz encontramos un aroma maltoso suave, caracterizado por notas de corteza de pan, tofe y vainilla. Al probarla percibimos un cuerpo ligero y un sabor en el que predomina un dulzor moderado, acompañado de cierto toque amargo. Se distinguen notas de pan y caramelo, con toques de regaliz, vainilla y miel, además de un ligero recuerdo a café en algunos momentos. Cabe resaltar la marcada presencia de notas de levadura, que casi recuerdan al sabor a plátano de una Hefeweizen.

En resumen, una cerveza más que correcta en su estilo, con cierta complejidad, aunque quizá algo dulzona. Puede ser una buena opción como cerveza de sesión para el invierno, pero también será una elección apropiada para acompañar carnes rojas estofadas o platos de cuchara no muy fuertes, como por ejemplo unas lentejas.

Estilo: Czech Dark Lager
ABV: 3,8 %
Cereales: Malta de cebada
Ingredientes adicionales: Azúcar