sábado, 10 de diciembre de 2016

Hop Ruiter, una belga con extra de lúpulo


Hoy probamos una gran cerveza, resultado de la adaptación de un estilo belga a los gustos americanos, es decir, con un plus de lúpulo. Se trata de Hop Ruiter, de la cervecera belga Schelde Brouwerij, que fue incitada por los importadores americanos Vanberg & DeWulf a combinar dos filosofías cerveceras a primera vista opuestas: por un lado, los sabores y aromas derivados de la levadura propios de las cervezas tradicionales belgas; por el otro, el toque hoppy que caracteriza a los estilos americanos. El resultado no es una Golden Strong Ale burdamente cubierta por un manto de amargor y aromas tropicales, sino una elegante combinación que equilibra el cuerpo y la intensidad de malta y levadura típicos de las cervezas belgas con notas muy refrescantes obtenidas a base de lúpulos europeos.

Hop Ruiter presenta un color oro viejo con una ligera turbidez. Bastante carbónica, forma una espuma jabonosa de color blanco hueso, abundante y muy persistente. En su aroma destacan notas cítricas y herbáceas, limón y cilantro fundamentalmente. En boca es refrescante, con cuerpo medio, y su sabor se caracteriza por un amargor suave pero bien marcado, equilibrado con un toque dulce que gana peso al final del trago. De nuevo se perciben cítricos, aunque ahora se trata de naranja, acompañada de mango, un toque de bizcocho e incluso miel.

Refrescante para su graduación y bastante fácil de beber para su complejidad, la Hop Ruiter es una excelente cerveza cargada de sabor. Hará buena pareja con carnes grasas, ya que su toque dulce y frutal combinará a la perfección con éstas, mientras que su frescor nos limpiará el paladar ofreciendo un agradable contraste, todo ello con una intensidad que evita que se quede en segundo plano. Los premios y excelentes críticas que cosecha son sin duda merecidos; Schelde ha creado una Strong Ale digna de ser probada, y a la vez ha logrado una armoniosa combinación de dos formas muy diferentes de hacer cerveza.

Estilo: Belgian Golden Strong Ale
ABV: 8%
Lúpulos: Tres variedades, dos durante la cocción y una en dry hopping
Ingredientes adicionales: Cilantro

viernes, 2 de diciembre de 2016

Flying Dog Raging Bitch, Belgian Style IPA - Made in USA


La cervecera estadounidense Flying Dog es conocida por su original y agresiva estética, marcada por las ilustraciones de sus etiquetas, obra del dibujante inglés Ralph Steadman. Pero no sólo de imagen viven las buenas marcas, y no se alcanza un éxito como el de Flying Dog sin hacer además grandes cervezas, cosa que ellos llevan haciendo desde su nacimiento en la década de los 90. Por primera vez en el blog, probamos una de sus creaciones más exitosas: Raging Bitch. Se trata de una Belgian IPA, un estilo basado en obtener un cierto equilibrio entre la contribución del lúpulo (predominante en las IPA's británicas y americanas) y la de la levadura (ingrediente protagonista en gran parte de los estilos belgas). Para ello se emplean lúpulos generalmente americanos y cepas de levadura siempre de origen belga, como es el caso de la que Flying Dog usa en esta cerveza y que se llama "El Diablo".

Raging Bitch nos muestra un color entre ámbar oscuro y miel en el que no hay apenas turbidez. Se trata de una cerveza muy poco carbónica, en la que es necesario forzar la formación de espuma, que es de color entre hueso y crema, y poco persistente. Su aroma, intenso sin llegar a ser muy fuerte, está dominado por el lúpulo y nos trae notas florales y de frutas tropicales. En boca percibimos un cuerpo entre ligero y medio, y un sabor amargo intenso, bien equilibrado con un apreciable dulzor maltoso, e incluso se puede notar un ligero toque ácido en el final. Se distinguen predominantemente matices frutales como plátano, pomelo y un toque de limón, acompañados de notas resinosas y otras que recuerdan a madera.

Sabrosa, refrescante y muy bebible a pesar de su graduación, gracias a que el alcohol está excepcionalmente bien integrado. Estamos ciertamente ante una bestia peligrosa, una cerveza muy recomendable, de trago largo y final duradero, de las que nos dejan con ganas de más. Para que no se nos suba demasiado a la cabeza, será buena idea acompañarla de comidas picantes, pollo asado o carnes rojas a la plancha o a la brasa. Eso sí, antes de empezar a comer, recomendamos disfrutar de su aroma y darle un buen trago para disfrutarla en todo su esplendor y sin interferencias.

Estilo: Belgian IPA
ABV: 8,3%
Amargor: 60 IBU
Lúpulos: Warrior, Columbus y Amarillo
Maltas: Caramel (entre otras)

sábado, 26 de noviembre de 2016

Ribada, castellana y con castaña


Como ya comentábamos en la entrada dedicada a la cerveza de origen extremeño Monteña, los cerveceros de nuestro país parecen haber encontrado en la castaña un gran aliado como ingrediente especial para usar en la elaboración de cervezas de carácter maltoso. La guía de estilos cerveceros del BJCP, en su edición de 2015, recoge la categoría "Spice, Herb or Vegetable Beer" (para la cual en Cervecívoros solemos usar la forma abreviada Spiced Beer) para referirse a todas aquellas cervezas que, aparte de pertenecer a un "estilo base", contienen algún ingrediente especial de origen vegetal, desde los pétalos de flor hasta el café, incluidos los frutos secos. De entre estos último, está claro que en España nos ha dado por la castaña, un ingrediente muy poco habitual en el resto del mundo, aunque sí existe algún ejemplo. Hoy probamos una cerveza en la que se usan castañas y malta de cebada al 50% en la elaboración del mosto. Se trata de Ribada, elaborada por Cervezas Wólfram para Castañas Ribada, usando exclusivamente castañas del Valle de Balboa, en la provincia de León.

Es una cerveza de color castaño claro con reflejos ambarinos, más bien turbia. Su espuma de color beige es muy abundante al principio, pero muy poco duradera. El aroma de Ribada está dominado por los frutos secos, acompañados de toques de miel y licor, e incluso chocolate. En boca apreciamos un cuerpo entre ligero y medio, y una gran presencia del carbónico, quizá excesiva. Su sabor es suavemente amargo, equilibrado con un toque dulce muy agradable, aunque en el final el amargor se vuelve más dominante. Se distinguen sobre todo notas de miel, madera y frutos secos, acompañadas de un toque herbáceo.

La mejor opción de maridaje para está cerveza nos la ofrecen las carnes rojas, asadas o a la plancha, las mismas que podrían llevar una salsa o un puré de castañas como guarnición.

Estilo: American Brown Ale - Spiced Beer
ABV: 6,0%
Ingredientes adicionales: Castañas

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Fermín, un amigo de Mateo & Bernabé


Hace un tiempo hablábamos de Bernabé, una de las creaciones de Mateo & Bernabé, esa cervecera riojana que quiere que su tierra no sólo sea conocida por el vino. Pues bien, resulta que Mateo y Bernabé no están solos, sino que son "Mateo & Bernabé and friends". Hoy probamos Fermín, uno de esos amigos suyos. De nuevo esta cerveza está dedicada a un santo patrón, sólo que en este caso no es propio de La Rioja sino de sus vecinos navarros. Y de nuevo en su etiqueta podemos ver un número y un animal. Como no podía ser de otra forma, tratándose de San Fermín, el número es el 7 y el animal es un toro. La cerveza, una Irish Red Ale con lúpulos riojanos.

Es de un intenso color castaño, sin apenas turbidez. Muy poco carbónica, su espuma es prácticamente inexistente, formada sólo por unas pocas burbujas gruesas aisladas que desaparecen de inmediato. El aroma es peculiar, incluso extraño para quien nunca haya tenido entre manos una cerveza similar, destaca el caramelo, acompañado de anís y un toque de vainilla. Es una cerveza sedosa, de cuerpo entre ligero y medio, sin presencia de carbónico en absoluto. La entrada en boca es más bien dulzona, mientras que el final del trago se caracteriza por un amargor suave pero duradero, seguido de una ligera sequedad. Percibimos ciruela y anís en un principio, pero estos matices van desapareciendo en favor de otras notas herbáceas, caramelo y miel oscura.

Puede ser un buen acompañamiento para carnes guisadas o estofados, aunque sus creadores nos recomiendan también maridarla con sushi o mariscos. Dada la importante presencia del caramelo en su aroma y sabor, puede ir bien con postres como el flan.

Estilo: Irish Red Ale
ABV: 5,0%

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Marston's Old Empire IPA, viajando a los orígenes de las IPA's


Seguro que alguna vez habéis oído hablar de la cervecera británica Marston's, pero quizá no sepáis algunas cosas de ella, como por ejemplo que es la primera productora mundial de cerveza en cask. La compañía posee varias marcas y también varias fábricas, pero todas las cervezas que se comercializan bajo la marca Marston's se producen en el lugar donde esta empresa tiene sus orígenes, la localidad de Burton upon Trent, en el centro de Inglaterra, algo menos de 60 kilómetros al norte de Birmingham. Es posible que el nombre de Burton upon Trent también os suene, y es que esta localidad de algo más de 70000 habitantes fue, durante mucho tiempo, el principal centro de producción de Pale Ales e IPA's de Reino Unido, debido a las excepcionales condiciones del agua de la zona para la producción de este tipo de cervezas. La edad de oro de la cerveza en Burton terminó hace tiempo, pero la elaboración de esta bebida sigue siendo una de las principales fuentes de riqueza de la zona mientras que, en el resto del mundo, muchas cerveceras "burtonizan" el agua para elaborar ciertos estilos. Marston's, en su fábrica de Burton, no necesita hacer esto con el agua que usa para elaborar la cerveza que hoy tenemos entre manos, su tradicional English IPA: Old Empire.

Esta IPA de Marston's es de color dorado oscuro, tirando a ámbar claro, y con apenas un poco de turbidez. Su carbonatación es moderada, dando lugar a una discreta pero persistente capa de espuma cremosa de color blanco hueso. Su aroma es más bien suave, sutil, marcadamente floral, característico resultado del uso de lúpulos británicos. En boca presenta un cuerpo ligero y un sabor relativamente suave pero decididamente amargo. En el paladar nos ofrece notas tales como flores, polen o cítricos.

Esta cerveza no es la English IPA más espectacular que se puede probar, pero sí que es un buen ejemplo de este estilo. Además, al contrario de lo que sucede con otras cervezas similares, es relativamente fácil de encontrar en España. Para acompañar a este clásico inglés, recomendamos platos ligeramente especiados, pollo al curry o quesos grasos.

Estilo: IPA
ABV: 5,7%
Amargor: 35 IBU

martes, 1 de noviembre de 2016

Innis & Gunn Original, la hermana pequeña del whisky escocés


Si no habéis oído hablar nunca de la cervecera de Edimburgo Innis & Gunn, es que lo de las cervezas envejecidas en madera no va con vosotros... o que sois terriblemente desafortunados. Estos escoceses han cosechado un gran éxito en los últimos años, haciendo de la maduración de la cerveza en roble su seña de identidad. Dicen haber descubierto las bondades de este proceso de forma accidental en 2003, un afortunado accidente del que surgió la cerveza de la que hablamos hoy: Innis & Gunn Original. Se trata de la primera cerveza elaborada por la marca y también la de mayor éxito. Es envejecida durante 77 días en barricas de bourbon y en el "Oakerator®", un artilugio patentado por Innis & Gunn que consiste en una especie de cafetera o tetera gigante en la que la cerveza es bombeada a través de astillas de madera, más concretamente duramen (parte interna del tronco, la más seca y oscura) de roble americano. Gracias a este proceso, la cerveza se impregna de un aroma y un sabor muy característicos, que recuerdan a los de un whisky suave.

Es de color ámbar oscuro, brillante y transparente, como podéis ver en la foto más arriba (la botella es transparente). Apenas forma espuma, las pocas burbujas de color blanco hueso que se generan al servirla no duran mucho tiempo. Su aroma es dulzón, a madera de roble, recordando indudablemente al de un whisky, con notas de tofe y un toque de vainilla muy leve. En boca presenta un cuerpo medio, una textura sedosa. Su sabor es predominantemente dulce, pudiendo resultar empalagoso para algunos, o para cualquiera si se toma en un momento inapropiado, sólo un suave amargor intenta contrarrestarlo sin éxito. Aparecen de nuevo el roble, el whisky y el tofe. El alcohol está bien integrado, pero aun así muy presente, dándole a esta cerveza un toque cálido que hace que recuerde aun más a un espirituoso.

Las opciones de maridaje son más amplias de lo que en principio cabría pensar para una cerveza tan peculiar. Carnes rojas a la plancha y quesos fuertes fueron nuestras primeras ideas, pero consultando la web de la marca encontramos otras opciones que también nos seducen. Nos referimos a las carnes al curry y, más sorprendente aun, a los mariscos a la plancha. Esta última opción puede parecer un desatino a primera vista, pero quien alguna vez haya probado langostinos o cigalas a la plancha aderezados con un aliño con base de whisky o coñac no tardará en encontrarle el sentido.

Estilo: Scottish Export - Specialty Wood-Aged Beer
ABV: 6,6%
Amargor: 18 IBU
Lúpulos: Super Styrian
Maltas: Innis & Gunn Ale, Crystal y trigo no malteado

martes, 25 de octubre de 2016

En París no sólo se bebe champán

París, amig@s cervecívor@s, es mucho más que la "ciudad del amor" y el hogar de la Torre Eiffel. Es una ciudad cosmopolita, vanguardista, llena de vida, es una cuna de tendencias y un paraíso culinario. Así las cosas, no es de extrañar que la cerveza (la buena cerveza) se haya hecho un hueco entre vinos, champanes y sidras bretonas, y que el corazón de la capital francesa albergue más de un templo para los amantes de esta bebida. En esta entrada hablaremos de 5 locales que tuvimos la oportunidad de probar en una visita a París, de entre los muchos que la ciudad ofrece a l@s cervecívor@s que se acerquen a ella.

L'Express de Lyon



1 Rue de Lyon, 75012
Parada de metro: Gare de Lyon (también Quai de la Rapée)
Horario de apertura: Todos los días; de lunes a viernes, 07:30 - 02:00; sábados y domingos, 08:30 - 00:30

Brussels Calling
Comenzamos con un local de estilo clásico, ubicado a pocos metros de la estación de ferrocarril Gare de Lyon, en el distrito 12 de la ciudad. En sus 16 grifos se intercalan grandes clásicos belgas con modernas cervezas artesanas de todo el mundo. La oferta se complementa con una buena selección de botellas y una escueta carta de comidas. Allí probamos Brussels Calling, una Belgian Pale Ale (o "Belgo Bitter", como ponía la pizarra) de Brasserie de la Senne que presenta un interesante equilibrio entre la influencia del lúpulo y la de la levadura, una perfecta combinación de las tradiciones cerveceras belga y británica.

L'Express de Lyon es, en resumen, un local agradable con una gran selección de cervezas, especialmente indicado para tomar unas cañas a media tarde, sobre todo si el tiempo permite aprovechar la terraza. En cuanto al precio, 2 cañas salieron por 9,6€.

Frog Hop House



10 Rue des Capucines, 75002
Paradas de metro: Opéra y Madeleine
Horario de apertura: Todos los días, 12:00 - 02:00

Spelt Saison (al frente) y
Pearl Pale Ale (al fondo)
En segundo lugar tenemos uno de los 8 pubs que la cadena Frog tiene en la capital francesa, la mayoría de ellos brewpubs, con elaboración in situ, como es el caso de este céntrico local ubicado en el distrito 2, muy cerca de la Place Vendôme, la Ópera Nacional de París y la Iglesia de la Madeleine. Frog Hop House recuerda inequívocamente a los tradicionales pubs británicos, tanto en la decoración como en el surtido de platos, que incluye apetitosos sándwiches y hamburguesas. En lo que a cerveza se refiere, además del surtido en botella, sus 9 grifos dispensan diferentes referencias de Frog Beer, incluyendo elaboraciones estacionales. Durante nuestra visita probamos, por un lado, la refrescante Spelt Saison, una rica cerveza de 4,5% ABV dominada por notas herbales y con un punto picante, y por otro lado Pearl Pale Ale, una suave APA de 4,1% ABV y 17 IBU con un ligero toque dulce.

Así estaba la "pizarra" de Frog Hop House

Vale la pena visitar Frog Hop House, y hacerlo a la hora de comer o de cenar será seguramente una gran idea. Con toda seguridad, todos los demás locales Frog serán también muy recomendables, pero la excelente ubicación de Frog Hop House lo convierte en una opción especialmente conveniente. Los precios son más que razonables para un brewpub en pleno centro de París, 2 cañas por 9€.

Frenchie To Go



9 Rue du Nil, 75002
Parada de metro: Sentier
Horario de apertura: Todos los días; de lunes a viernes, 08:30 - 16:30; sábados y domingos, 09:30 - 17:30

Cambiamos de tercio y pasamos a un local en el que la cocina es la protagonista. Frenchie To Go es algo así como un restaurante de comida rápida versionado por la exitosa cadena de restaurantes Frenchie, que cuenta con otros dos locales en la misma calle, más un cuarto restaurante en el barrio londinense de Covent Garden. Se trata de un local de estilo moderno, muy pequeño puesto que está especialmente enfocado hacia la comida para llevar. La carta de comida es muy interesante, centrada en platos que son habituales para llevar (tales como sándwiches, perritos o fish & chips) pero más "elaborados" de lo habitual, con un toque diferente. Pero si la carta tiene un toque diferente, más aun lo tiene la cerveza, si la comparamos con la que nos ofrecerían en un restaurante de comida rápida al uso. En Frenchie To Go podréis elegir entre dos grifos de cerveza, además de un surtido de más de una docena de buenas cervezas en botella, en su mayoría francesas. En nuestra visita probamos una de las cervezas que se ofrecían en grifo en aquel momento: Psychedelia, una Blonde Ale de la Brasserie Craig Allan. Se trata de una cerveza de 5,0% ABV y 37 IBU, suavemente lupulada y con un sabor muy agradable y refrescante. También probamos la comida, fish & chips y un sándwich, y francamente vale la pena, nada que ver con la fast food convencional.

Frenchie To Go no es un sitio al que irse de cañas, no es un local especializado al que acudir para probar las últimas novedades en cerveza, pero sí que es un gran lugar para comer rápido y bien, con la seguridad de que habrá una buena cerveza que llevarse a la boca. Para un mayor placer para los sentidos, resulta que además la música era excelente. A la hora de pagar, no es que sea un sitio barato, pero no olvidemos que estamos en el distrito 2, en pleno centro de París. Un sándwich, una ración de fish & chips y 2 cañas sumaron 35,5€.

Brewberry



11 Rue du Pot de Fer, 75005
Parada de metro: Place Monge
Horario de apertura: De martes a domingo; de martes a jueves, 16:00 - 01:00; viernes y sábados, 16:00 - 02:00; domingos, 16:00 - 23:00 (los horarios cambian durante la temporada de verano)

Pale Pig (en primer plano) y Fire Witch (al fondo)
Nos vamos ahora al distrito 5. Allí, no muy lejos de los Jardines de Luxemburgo y el Panthéon, se encuentra una zona muy animada, llena de bares, restaurantes y puestos de comida para llevar que invitan a pasear y a disfrutar, a comer y a beber. Tras un largo día visitando París, sin duda merece la pena recorrer la Rue Mouffetard a la hora de la cena, aunque elegir entre la multitud de opciones disponibles puede ser una tortura. Una de las calles transversales es la Rue du Pot de Fer, donde el ambiente animado y distendido continúa. Allí, en el número 11, se encuentra Brewberry Bar, un pequeño paraíso para cerveceros con 24 grifos en los que podéis encontrar grandes cervezas de todo el mundo. La oferta se complementa con algunas botellas, aunque para eso es mejor cruzar la calle. Justo enfrente, en el número 18, se encuentra la otra mitad de Brewberry, su Cave à Bières, una tienda-bar con un impresionante surtido de cervezas en botella. Además, Brewberry cuenta con una discreta pero atractiva oferta culinaria para acompañar su interminable lista de cervezas. Ambos locales cuentan con sendas terrazas, agradables y acogedoras cuando el tiempo acompaña. Durante nuestra visita cayeron cuatro cervezas diferentes de entre las que en ese momento servían los grifos de Brewberry Bar: Pale Pig, de los franceses The Piggy Brewing Company, es una APA suave pero muy sabrosa, de 5,0% ABV y 35 IBU; Fire Witch es una rica y afrutada American IPA de 6,5% ABV y 70 IBU, elaborada por la cervecera italiana The Wall; también había sitio para la cerveza española con Insider IPA, la gran American IPA de los navarros Naparbier, con 7,3% ABV y nada menos que 100 IBU; y para terminar, un pedazo de pepino, Double Red IPA, una elaboración estacional de los californianos AleSmith Brewing Company, se trata de una Imperial Red IPA intensa y acaramelada, con 8,5% ABV y 48 IBU.

Gran variedad de cervezas de una altísima calidad, en un ambiente agradable y servidas por grandes profesionales, poco más se puede pedir. Sin duda, Brewberry Bar y Brewberry Cave à Bières forman un tándem demoledor, una experiencia que ningún cervecívoro debería perderse si visita la capital francesa. Los precios se encuentran más o menos en la línea general de París, 2 cañas y 2 cortos salieron por 16,65€.

La Fine Mousse



6 Avenue Jean Aicard, 75011
Paradas de metro: Rue Saint-Maur y Ménilmontant
Horario de apertura: Todos los días, 17:00 - 02:00

Get Hop Stand Hop
Para terminar, tenemos otro gran templo de la cerveza en París, nada menos que el mejor local para disfrutar de una buena cerveza en esta ciudad, según muchos buenos conocedores del panorama cervecero parisino. Se trata de La Fine Mousse, un moderno bar especializado ubicado en el distrito 11. Resulta algo menos acogedor que Brewberry y la música no es tan buena como en Frenchie To Go, pero dispone de mucho sitio para sentarse tranquilamente a disfrutar de alguna de las 20 magníficas cervezas que sirven sus grifos o una de las más de 150 que figuran en su carta de botellas. Si tamaño surtido no es suficiente o si queréis algo de comer, sólo tenéis que cruzar la calle. En el número 4 se encuentra La Fine Mousse Restaurant, un restaurante cuya carta cambia con frecuencia, ofreciendo siempre un reducido (2 entrantes, 2 platos principales y 2 postres) pero interesante menú con ejemplos de cocina innovadora y delicadamente elaborada. La carta de cervezas no se queda atrás, y de hecho es más amplia que la de platos, con 10 grifos que complementan los 20 de La Fine Mousse Bar. En nuestra visita a este último probamos dos de sus grifos: por un lado, Beat Weizen Generation, una Hefeweizen muy fresca y sabrosa de 5,1% ABV y 13 IBU, elaborada por la cervecera italiana Birrificio Indipendente Elav; y por otro Get Hop Stand Hop, de los franceses Crazy Hops, una potente American IPA de 6,7% ABV y 65 IBU, con un aroma y un sabor intensos y deliciosos.

Otra gran pareja de locales, esta con la que terminamos la entrada. El surtido de cervezas es simplemente impresionante, por algo los entendidos coinciden en declarar La Fine Mousse Bar como el mejor local cervecero de París, así que no dejéis de hacerle una visita si andáis por allí. Los precios siguen los estándares parisinos que ya habíamos visto en otros bares, dos cañas costaron exactamente 9,5€.


Eso es todo de momento. Por si no había suficientes razones de peso para hacer una escapada a París, ahora tenéis una más... bueno, una no, cinco. Santé!