jueves, 7 de marzo de 2019

7 Fjell Vinter, una cerveza con la que pasar una tarde de frío escandinavo


¿Os acordáis de 7 Fjell Bryggeri? ¿No? Pues para refrescaros la memoria os diremos que se trata de una de las mejores cerveceras artesanas de Noruega y que tiene su sede en la ciudad de Bergen, llamada "la ciudad de las 7 montañas", a las cuales se debe el nombre de esta cervecera. Sin embargo, seguro que vuestra memoria funciona mejor si os recordamos las cervezas de 7 Fjell que hemos probado anteriormente: la potente Black IPA Svartediket y el maravilloso trío de IPA's formado por Fløien, Kniksen y Ulriken. Esta vez, sin embargo, no vamos a hablar de una IPA, sino que nos movemos a un terreno más cálido y maltoso para descubrir Vinter. El nombre de esta American Strong Ale significa "invierno" en noruego, y es que con su 7,3 % ABV no cabe duda de que es una cerveza de las que ayudan a entrar en calor en una tarde invernal.

Presenta un intenso color castaño oscuro, impenetrable a primera vista, aunque a contraluz vemos que es casi transparente, con reflejos rojizos. Al servirla apenas forma una finísima capa de espuma de color beige, que no obstante resulta bastante persistente. Su aroma es penetrante y complejo, fundamentalmente maltoso, con sutiles notas de café y chocolate sobre una base de caramelo y licor, un ligero toque de vainilla y cierta presencia del lúpulo en forma de un lejano recuerdo a resina y cítricos. En boca encontramos un cuerpo entre medio y denso, vemos que el alcohol se encuentra muy bien integrado, y percibimos un sabor en el que se equilibran un dulzor licoroso y un amargor cafetoso. Predominan notas de torrefacto, corteza de pan y caramelo, con toques de chocolate,  fruta madura, madera y vainilla, mientras que el final del trago deja un ligero regusto a café.

Una vez más 7 Fjell no decepciona, estamos ante una buena cerveza, compleja y maltosa, aunque hay que decir que se agradecería un punto más de intensidad en boca. Será un buen acompañamiento para guisos y carnes rojas asadas, pero también para postres de crema o caramelo.

Estilo: American Strong Ale
ABV: 7,3 %
Amargor: 40 IBU
Maltas: Pale, Crystal, Dark Crystal, Carafa Special I y Chocolate
Lúpulos: Horizon, Cascade y Citra

sábado, 16 de febrero de 2019

Charles Quint Blonde Dorée, la cerveza del emperador


La cerveza que os traemos hoy se fabrica en Bélgica, pero está dedicada a un personaje que, si bien nació en la ciudad belga de Gante, fue especialmente relevante para la historia de España. La cerveza en cuestión es Charles Quint Blonde Dorée (también llamada Keizer Karel Goud Blond), elaborada por la compañía belga Haacht, y el personaje es Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, hijo de Juana "la Loca" (y por tanto nieto de los Reyes Católicos) y Felipe "el Hermoso", y padre de Felipe II (ese en cuyo imperio nunca se ponía el sol). Tal vez os preguntéis por qué han dedicado esta cerveza (y las otras dos que se comercializan con esta marca, Charles Quint Rouge Rubis y Charles Quint Ommegang) al primero de "los Austrias". Pues resulta que Carlos I, tal y como cabría esperar de alguien nacido en Bélgica, era un gran amante de la cerveza. De hecho, se considera que Carlos I fue uno de los mayores impulsores del consumo de cerveza en nuestro país. Si bien esta bebida ya era conocida en España antes de su llegada, su producción y consumo no comenzó a ganar cierta importancia hasta dicho momento. Tal era la pasión del monarca por esta bebida que, cuando vino a España para ser coronado, trajo consigo a toda una corte de maestros cerveceros. Además, Carlos I hacía importar barriles de cerveza procedentes de Flandes y Alemania para satisfacer su sed, y también mandó construir una fábrica de cerveza en el Monasterio de Yuste, situado en la provincia de Cáceres, lugar en el que pasó los últimos meses de su vida tras haber abdicado del trono. Veamos si esta cerveza hace honor a tan ilustre personaje.

Servimos esta cerveza y nos encontramos con un color dorado, perfectamente transparente, coronada por una capa de espuma de tamaño mediano y color blanco hueso que desaparece en poco tiempo. En su aroma distinguimos un toque maltoso de miel, aunque la protagonista es la levadura con notas de bizcocho y plátano. En boca resulta ligera y su sabor se caracteriza por un dulzor moderado rematado con un final suavemente amargo, todo ello envuelto en una calidez alcohólica bastante fuerte. De nuevo recuerda a bizcocho, con toques maltosos, aunque predominan las notas afrutadas.

Una rica cerveza, sin llegar a ser tan buena como otras representantes de este estilo, en las cuales su relativamente alto contenido en alcohol suele estar mejor integrado. En la mesa puede acompañar a platos de diferente índole, siempre y cuando tengan sabores intensos.

Estilo: Belgian Golden Strong Ale
ABV: 8,5 %

sábado, 19 de enero de 2019

Stay Puft y Dirty Stop Out, los buques insignia del lado oscuro de Tiny Rebel


Seguramente ya conozcáis Tiny Rebel, una exitosa cervecera artesana fundada en 2012 en Newport, al sur de Gales. Hace un tiempo les dedicamos una entrada doble para presentaros dos de sus cervezas lupuladas más conocidas: la APA Beat Box y la Imperial IPA Hadouken. Hoy os traemos otra entrada doble, pero en este caso queremos explorar las habilidades de Tiny Rebel con cervezas en las que la malta es la protagonista, por lo que vamos a hablar de dos cervezas negras como la noche. Por un lado tenemos Stay Puft, una English Porter cuya receta incluye malvaviscos, o nubes de gominola, como prefiráis llamarlos. Por otro lado llega Dirty Stop Out, una Oatmeal Stout con avena ahumada que lleva en el catalogo de Tiny Rebel desde el mismo año de su fundación.

Stay Puft


Cerveza de intenso color caoba, sin apenas turbidez y con reflejos cobrizos a contraluz. Su espuma de color beige es bastante escasa, pero cremosa y persistente. En nariz descubrimos un aroma muy original y característico, dominado por el recuerdo a nube de gominola, pero también con notas de chocolate con leche, la sensación de estar entrando en una pastelería, y toques de tofe, crema, vainilla y leche quemada. Al probarla encontramos un cuerpo de densidad media y un sabor predominantemente dulce con un ligero contrapunto amargo. En el paladar predominan las notas de chocolate y moca, con toques de vainilla, tofe, nube de gominola y lactosa. Todo termina con un prolongado retrogusto a cacao.

Desde luego una cerveza extremadamente original e interesante, la verdad es que puede resultar algo empalagosa, pero os encantará si sois golos@s. Puede servir como postre, aunque quizá sea algo suave para eso, pero desde luego será un buen acompañamiento para postres suaves a base de chocolate o frutas.

Estilo: English Porter - Alternative Sugar Beer
ABV: 5,6 %
Amargor: 30 IBU
Cereales: Maltas de cebada y trigo
Ingredientes adicionales: Lactosa y malvaviscos

Dirty Stop Out


Como corresponde a una Stout, esta cerveza presenta un intenso color entre caoba oscuro y negro, con reflejos cobrizos. Al servirla forma una gruesa y cremosa capa de espuma de color beige, que resulta ser bastante persistente. Su aroma es intenso y complejo, repleto de notas como pan, corteza de pan, ahumado, chocolate o leche quemada, y en menor medida, café, avena y un toque de caramelo. En boca percibimos un cuerpo de densidad media, de entrada envuelto en un dulzor maltoso bastante intenso, pero que al final desvela un amargor cafetoso relativamente duradero. En el paladar podemos encontrar, entre otras notas maltosas, avena, café, regaliz, tofe, corteza de pan y chocolate.

Sin duda un gran descubrimiento, una sabrosa Stout que va más allá de la corrección, redondeada con esa textura sedosa que aporta la avena y con un toque diferente gracias al ahumado. Será una gran cerveza para maridar con postres, especialmente aquellos con una buena dosis de chocolate.

Estilo: Oatmeal Stout - Classic Style Smoked Beer
ABV: 5,0 %
Amargor: 50 IBU
Cereales: Avena ahumada y 9 variedades de malta de cebada

domingo, 30 de diciembre de 2018

CREW Republic Rest In Peace, Barleywine "Made in Germany"


Hace un tiempo os presentábamos la cervecera craft alemana CREW Republic, de la mano de su American IPA In Your Face, que nos había encantado. Pues bien, en esta ocasión queremos cerrar el año cervecívoro con otra de las referencias de estos artesanos bávaros, una cerveza más maltosa y alcohólica, de las que hay que tener a mano cuando refresca. Así que coged la mantita y acurrucaos en el sofá, porque hoy hablamos de Rest In Peace, una Barleywine cuyo equilibrio se acerca al de las versiones norteamericanas de este estilo, pero que está elaborada con lúpulos británicos que le proporcionan sabrosos y delicados matices especiados. He aquí lo que sucede cuando se hace una aproximación craft a un estilo típicamente real ale.

Se trata de una cerveza bastante turbia, de color castaño claro con reflejos anaranjados, mientras que su fina corona de espuma es de color beige claro y se desvanece rápidamente. En nariz presenta un aroma relativamente intenso, dominado por notas de fruta madura, caramelo, tofe y un toque de madera y especias. En boca se muestra como una cerveza de cuerpo medio, con un sabor bastante intenso, aunque no demasiado para su estilo, con un marcado dulzor de entrada que da paso a un final seco y moderadamente amargo. En el paladar destaca la fruta madura, acompañada de madera, con toques de caramelo, bourbon, vainilla y sutiles matices especiados.

Resumiendo, una buena Barleywine, no dejéis de probarla si os gusta este estilo tanto como a nosotros. Para acompañarla, nada mejor que un queso fuerte, siendo particularmente apropiados los quesos azules, aunque los estofados o los postres a base de crema son otras opciones que también pueden funcionar bien con esta cerveza. Y dicho esto, ¡feliz y cervecívoro 2019 a tod@s! ¡Salud!

Estilo: English Barleywine
ABV: 10,1 %
Amargor: 65 IBU
Lúpulos: Herkules, East Kent Golding y Fuggles
Maltas: Pilsener y Crystal

domingo, 16 de diciembre de 2018

Dark Series: Imperial Stout, un buen petróleo de Bidassoa Basque Brewery


Hoy aterriza por primera vez en Cervecívoros Bidassoa Basque Brewery, una cervecera artesana con sede en Irun, donde fue fundada en 2014 fruto de la pasión cervecera de Carlos Arrecubieta, un científico que se sumergió en este mundo mientras trabajaba en New York. Carlos es el maestro cervecero de Bidassoa, y antes de dedicarse a la elaboración de cerveza obtuvo un doctorado y acumuló una amplia experiencia trabajando en el campo de la microbiología, con lo que está claro que este hombre sabe lo que se hace con las levaduras. Eso sí, hoy la historia no va tanto de levaduras como de maltas. Y es que de entre el amplio catálogo permanente de Bidassoa Basque Brewery, os proponemos probar una de sus cervezas más populares y mejor valoradas: Imperial Stout, perteneciente a la colección Dark Series. 

Como no podía ser de otra forma, esta cerveza presenta un color caoba intenso, prácticamente negro. Al servirla forma una buena cantidad de espuma cremosa y de color beige oscuro, aunque al cabo de un rato sólo queda una finísima capa. En nariz nos ofrece un agradable e intenso aroma maltoso, dominado por notas de chocolate y moca, con toques de tofe, caramelo y leche quemada. Al probarla envuelve la boca con su cuerpo denso, y descubrimos que su 10,2 % ABV está peligrosamente bien integrado. El principio del trago se caracteriza por un sabor dulce bien marcado pero no empalagoso, envuelto en notas de chocolate acompañadas de toques de caramelo y leche quemada. El final del trago, que resulta largo y algo seco, trae consigo un amargor bastante intenso, impregnado en notas de café y corteza de pan.

Da gusto encontrase cervezas como esta, una Imperial Stout intensa y compleja, como mandan los cánones, pero sin rizar el rizo con ingredientes o procesos especiales. No es que eso esté mal, nos encantan los experimentos, pero a veces apetece una cerveza que simplemente se ajusta a las características tradicionales del estilo y está verdaderamente buena. Como tal, esta referencia de Bidassoa será una buena elección como postre o digestivo, como compañera de sofá, o como acompañamiento para postres intensos, especialmente aquellos con una buena dosis de chocolate.

Estilo: Russian Imperial Stout
ABV: 10,2 %

jueves, 6 de diciembre de 2018

Trappistes Rochefort 10, la reina de la Abadía de Notre-Dame de Saint-Rémy


Regocijaos, amig@s cervecívor@s, pues hoy toca birrote de los buenos. Y es que la cerveza que vamos a tratar hoy es la referencia estrella de una de las que podríamos llamar las siete cerveceras Trapenses "originales", ahí es nada. La cervecera en cuestión es la Brasserie de Rochefort, que pertenece a la Abadía de Notre-Dame de Saint-Rémy, también conocida como Abadía de Rochefort, nombre de la localidad en la que se encuentra y que pertenece a la región belga de Valonia. La Abadía fue fundada en 1230, aunque no fue hasta 1595 cuando se empezó a elaborar cerveza en ella. Aunque las instalaciones de la cervecera se modernizaron en 1952 y la producción de cerveza es hoy en día la principal fuente de ingresos de la Abadía, los monjes han preferido mantener una producción limitada, la justa para cubrir sus necesidades. En cuanto a su repertorio, se reduce a tres cervezas oscuras, una Belgian Dubbel (Trappistes Rochefort 6) y dos Belgian Dark Strong Ales (Trappistes Rochefort 8 y 10). La que os traemos hoy es, como decíamos al principio, la joya de la corona, la Trappistes Rochefort 10, una cerveza fuerte y sabrosa para disfrutar con calma, poco a poco, entre otras cosas porque os va a dar mucha pena cuando se acabe.

Esta joya Trapense es de un intenso color castaño oscuro con reflejos cobrizos, casi transparente, sólo con una ligera turbidez. Su espuma, de color beige claro, es cremosa, abundante y persistente. En nariz golpea fuerte con un intenso y complejo aroma cargado de notas de especias, licor, caramelo y fruta madura, con toques de tofe, chocolate, madera y corteza de pan. Presenta un cuerpo entre medio y denso, con una intensa calidez alcohólica que no resulta para nada desagradable. Su sabor es fuerte, dominado por un dulzor licoroso y afrutado, matizado con un toque de amargor. En el paladar destacan la fruta madura, el anís, el caramelo y la miel, acompañados de un toque de chocolate.

En pocas palabras, un auténtico cervezón, intensa y compleja, una de esas maravillas que sólo pueden salir de una de las grandes abadías Trapenses originales. Su intensidad la convierte en una cerveza de trago corto, pero si os dejáis llevar no tardaréis mucho en terminarla porque, en cuanto el retrogusto comience a desvanecerse, sentiréis el irrefrenable deseo de tomar otro trago. Os recomendamos esforzaros en ser pacientes, primero porque tiene un 11,3 % ABV, y segundo porque vale la pena dejar que gane un poco de temperatura. Será un acompañamiento ideal para quesos fuertes y guisos de sabor intenso con carnes rojas. Sin embargo, es probable que la mejor compañía para esta cerveza sean una manta y una buena película o un libro en una tarde de invierno.

Estilo: Belgian Dark Strong Ale
ABV: 11,3 %
Amargor: 27 IBU
Cereales: Malta de cebada y cereales no malteados
Ingredientes adicionales: Azúcar

viernes, 23 de noviembre de 2018

Sierra Nevada Pale Ale, un clásico en la historia de la "craft beer"


Muchas veces hemos hablado por aquí de cervezas que pueden ser consideradas auténticos "clásicos". Hoy lo hacemos de nuevo, pero si normalmente hemos aplicado ese calificativo a cervezas tradicionales europeas, en esta ocasión os traemos un verdadero clásico del movimiento craft beer norteamericano, la revolución que nos ha llevado a la situación de "esplendor cervecero" que vivimos en la actualidad. Quien conozca la historia de dicho movimiento habrá oído hablar sin duda de marcas como Anchor, Lagunitas y, por supuesto, Sierra Nevada. Y es que Sierra Nevada Brewing Co., con sede en la localidad californiana de Chico, es sin duda una de las cerveceras artesanas más emblemáticas de Estados Unidos, una empresa pionera que ha tenido una gran influencia en el concepto actual de craft beer, y por tanto en la industria cervecera contemporánea en general. Y si hablamos de Sierra Nevada tenemos que hablar de su Pale Ale, su primera y más icónica referencia, aquella con la que echaron a andar a finales de los 1970's, aunque su primera aparición en el mercado no se produjese hasta 1980. Además, esta cerveza monovarietal de lúpulo Cascade, es uno de los primeros y más significativos ejemplos del estilo American Pale Ale.

Este clásico californiano presenta un atractivo color ámbar brillante, casi transparente, nublado sólo por una ligerísima turbidez. Su espuma, de color entre blanco hueso y beige muy claro, aparece en cantidades moderadas y resulta bastante persistente. En nariz ofrece un aroma relativamente suave, marcado por notas frutales, principalmente de frutas tropicales, aunque también aparecen cítricos y drupáceas, junto a toques de resina resina y un punto de bizcocho y caramelo. La sensación en boca está marcada por un cuerpo entre ligero y medio, con bastante presencia del carbónico. En cuanto al sabor de esta APA, está dominado por un amargor bien marcado, sin llegar a ser áspero, equilibrado con un toque dulce de malta acaramelada. En el paladar predominan de nuevo las notas frutales, principalmente de naranja amarga, aunque también encontramos resina y un toque de galleta y caramelo.

Desde luego una buena APA, bien equilibrada, aunque sin llegar a ser espectacular. Seguramente ganaría mucho si estuviese más fresca, el viaje desde la Costa Oeste no es lo más apropiado para mantener las propiedades del lúpulo. Su mejor acompañamiento serán platos especiados a base de carne, como pollo a la pimienta o cerdo agridulce.

Estilo: American Pale Ale
ABV: 5,6 %
Amargor: 38 IBU
Lúpulos: Cascade
Maltas: Two-row Pale y Caramel