domingo, 16 de septiembre de 2018

Britonia Imperial India Pale Ale, una cerveza para pensar en la historia


La cerveza que os traemos hoy es una de las referencias de Britonia, marca hermana de la quizá más conocida A Cova da Serpe. La cervecera que elabora estas dos marcas tiene su sede en la capital de Lugo, aunque el nombre de Britonia tiene su origen algo más al norte de la provincia. Entre los siglos V y VI, parte de la provincia romana de Britania (la actual Gran Bretaña) fue invadida por diferentes pueblos de origen germánico, hecho que obligó a algunos de sus anteriores habitantes, los bretones, a hacerse a la mar para buscar refugio en otras partes de Europa. De este modo llegaron a Armórica (la actual Bretaña francesa) y al noroeste de la Península Ibérica. Su asentamiento en esta última zona abarcó el norte de las actuales provincias de A Coruña y Lugo, así como la parte más occidental de Asturias. En dicho territorio, los bretones fundaron un obispado llamado Britonia y regido según una estructura eclesiástica similar a la que entonces era habitual en las islas británicas. Quince siglos después, estos lucenses se han puesto a hacer cervezas de inspiración británica y les han puesto el nombre de Britonia, vueltas que da la vida. Eso sí, la cerveza de la que hablamos en esta ocasión es la menos británica de las tres referencias de esta marca, puesto que se trata de una Imperial IPA en la que tiene mucho peso la influencia americana. 

Se trata de una cerveza bastante turbia, de color ámbar, coronada por una abundante y cremosa espuma de color entre blanco hueso y beige claro que resulta tener una buena retención. Su aroma es bastante intenso, con notas afrutadas que recuerdan a drupáceas y cítricos, pero también notas de resina y pino, además de un toque maltoso de bizcocho y miel. En boca presenta un cuerpo medio y cierta calidez alcohólica. Su sabor esta caracterizado por un amargor moderadamente intenso, equilibrado con un dulzor bastante marcado. De nuevo se distinguen notas frutales, resina y un toque maltoso, además de cierto recuerdo a frutos secos.

Podríamos decir que se trata de una Imperial IPA bastante correcta, aunque quizá algo más dulce de lo deseable. Se echa de menos algo más de amargor que contrarreste debidamente el dulzor de la buena dosis de malta que lleva esta cerveza. Para acompañarla, recomendamos platos fuertes, preferiblemente carnes rojas algo especiadas. Como ejemplo, podría maridar bastante bien con una jugosa hamburguesa de ternera.

Estilo: Imperial IPA
ABV: 7,6 %
Amargor: 88 IBU
Cereales: Maltas de cebada, trigo y centeno

domingo, 9 de septiembre de 2018

Innis & Gunn Lager Beer, la cerveza de sesión de los expertos en madera


Ya hemos hablado un par de veces de la cervecera escocesa Innis & Gunn, especializada en cervezas envejecidas en madera. Rum Finish (ahora sustituida por Blood Red Sky) y sobre todo Original son dos de sus cervezas más conocidas, ambas de tipo Ale, eminentemente maltosas y con un carácter muy particular obtenido gracias a su envejecimiento en madera y a las aportaciones del ron y el bourbon, respectivamente. Pero resulta que en Innis & Gunn también saben hacer otros tipos de cerveza, y prueba de ello es la referencia que os traemos hoy: Innis & Gunn Lager Beer. Como su nombre indica, se trata de una cerveza de tipo Lager, y en este caso no hay madera de por medio. En busca de una cerveza más "de sesión" que sus especialidades habituales, Innis & Gunn se ha inspirado en el estilo tradicional alemán Helles, aunque lo cierto es que el resultado se parece más bien a una German Pils. En cualquier caso, han creado una cerveza muy refrescante, gracias en parte al uso de trigo y avena.

Se trata de una cerveza de color dorado claro, perfectamente transparente pues está filtrada. Su espuma de color blanco aparece en una cantidad moderada y no resulta muy persistente. En nariz presenta un aroma suave y agradable, con notas florales y herbáceas acompañadas de un ligero toque cítrico. Al probarla percibimos un cuerpo ligero y la presencia clara y definida del carbónico, todo ello contribuyendo a una sensación muy refrescante. Su sabor es suave, con una entrada en boca ligeramente dulce seguida de un final sutilmente amargo. Encontramos notas de cereal y bizcocho, sazonadas con un suave toque herbáceo.

Si buscáis una Lager suave, fresca y fácil de beber, pero que a la vez tenga cierto carácter y buen sabor, he aquí una opción a considerar. Si de verdad en Innis & Gunn pretendían hacer una Helles, nos atrevemos a decir que no han estado muy acertados, pero eso no quita que el resultado sea una cerveza muy agradable. Sin duda su mejor papel será el de cerveza de sesión, aunque también puede funcionar como acompañamiento de platos ligeros, o como contrapunto refrescante para limpiar el paladar mientras tomamos un plato graso como una carne roja a la plancha o a la brasa.

Estilo: German Pils
ABV: 4,6 %
Lúpulos: Goldings y Styrian Goldings
Cereales: Trigo, avena y malta de cebada

domingo, 26 de agosto de 2018

3 grandes IPAs de 7 Fjell Bryggeri


Hace ya un tiempo os hablamos por aquí de Svartediket, una Black IPA de 7 Fjell Bryggeri que nos había gustado mucho. Tanto fue así que ahora os traemos otras tres IPAs de esta cervecera noruega cuyo maestro cervecero, Gahr Smith-Gahrsen, es considerado uno de los padres fundadores de la revolución craft beer en este país escandinavo. Las cervezas de las que vamos a hablar en esta ocasión son las siguientes: Fløien IPA, bautizada en honor a una de las 7 montañas que rodean la ciudad de Bergen; Kniksen India Red Ale, cuyo nombre se corresponde con un vocablo local que significa "malabarista", y que además fue el apodo de Roald Jensen, famoso futbolista noruego nacido en Bergen; y por último Ulriken Double IPA, que debe su nombre, al igual que Fløien, a una de las montañas que rodean Bergen, en este caso la más elevada de las 7, como no podía ser menos para bautizar la que hasta el momento es la IPA más potente de la marca. 

Fløien IPA


Esta IPA tiene una apariencia atractiva e imponente, de color ámbar intenso y bastante turbia. Una pena que su espuma de color beige claro sea escasa y poco persistente. Su aroma es intenso y muy agradable, cargado de notas resinosas y cítricas, como pomelo y naranja amarga, acompañadas de pino y un toque de frutas tropicales. En boca presenta un cuerpo medio y un sabor bastante intenso, decididamente amargo aunque con un toque dulce que le aporta cierto equilibrio. Deja una sensación algo astringente y se percibe un ligero toque de calidez alcohólica. En el paladar dominan de nuevo los cítricos y la resina, envueltos en un suave toque maltoso que recuerda a caramelo. 

Sin duda una buena American IPA, intensa y con un punto cálido. Es una de esas cervezas con las que, en cuanto terminas un trago, la boca se te hace agua reclamando el siguiente. Un gran acompañamiento para carnes blancas a la brasa o a la plancha, preferiblemente sazonadas con un poco de pimienta.

Estilo: American IPA
ABV: 6,9 %
Amargor: 75 IBU
Lúpulos: Horizon, Cascade, Centennial, Mosaic y Citra
Maltas: Pale, Münchener, Caramalt y Pale Crystal

Kniksen India Red Ale


En este caso nos encontramos una cerveza algo turbia, de color castaño claro con reflejos cobrizos, coronada por una generosa capa de cremosa espuma de color beige, que resulta ser muy persistente. Presenta un aroma intenso, que al principio está claramente dominado por el lúpulo, con notas de flores, resina y cítricos. Sin embargo, con el tiempo la malta va ganando protagonismo en forma de aroma a pan, con toques de caramelo y vainilla, todo ello acompañado de notas herbáceas y especiadas. En boca muestra un cuerpo medio y un sabor intenso en el que dulzor y amargor están muy bien equilibrados. En el paladar se arremolina una multitud de notas entre las que se puede distinguir caramelo, corteza de pan, galleta, resina, hierbas y fruta madura.

Desde luego se trata de una muy buena cerveza, intensa y con mucho carácter, toda una IPA con características que recuerdan a una Irish Red Ale. Su acompañamiento debe estar a la altura, por lo que recomendamos quesos fuertes o carnes rojas, ya sea guisadas, asadas o a la brasa, y preferiblemente con un toque de especias.

Estilo: Red IPA
ABV: 6,8 %
Amargor: 71 IBU
Lúpulos: Horizon, Amarillo y Citra
Maltas: Pale, Pale Crystal, Dark Crystal y Carafa Special 3

Ulriken Double IPA


La mayor de estas tres hermanas es también turbia, de color a medio camino entre dorado oscuro y ámbar claro, con reflejos dorados. Su espuma, de color entre blanco hueso y beige muy claro, no es muy abundante, pero presenta una consistencia cremosa y resulta bastante persistente. Haciendo honor a su estilo, golpea las fosas nasales con un aroma intenso, dominado por notas cítricas, acompañadas de resina, pino, hierba, un suave toque de frutas tropicales y un trasfondo maltoso que recuerda a galleta. Al probarla percibimos un cuerpo de densidad media envuelto en una suave sensación de calidez alcohólica. Su sabor es fuerte, dominado por un amargor bastante intenso y astringente, y el paladar se ve envuelto en notas de fruta madura y resina, acompañadas de un toque herbáceo.

Otra gran cerveza para cerrar el trío. En ella, los noruegos han logrado un equilibrio que a veces resulta complicado en este estilo, pues a pesar de ser una cerveza intensa en la que se nota la presencia del alcohol, ésta no resulta molesta ni empalagosa, y cada trago que tomamos invita a dar el siguiente. Su mejor acompañamiento serán quesos grasos de sabor intenso o platos muy especiados.

Estilo: Imperial IPA
ABV: 8,5 %
Amargor: > 100 IBU
Lúpulos: Horizon, Citra, Simcoe, Summit y Amarillo
Maltas: Pale, Pilsner, Münchener y Caramalt
Ingredientes adicionales: Azúcar

domingo, 22 de julio de 2018

Belhaven Twisted Thistle IPA, American IPA con sello escocés


Las cerveceras escocesas son conocidas por sus característicamente maltosas y oscuras Scottish Ales, pero eso no significa que no se atrevan también con otros estilos. Un buen ejemplo de ello es Belhaven Brewery, la cervecera más antigua en activo de Escocia, fundada en 1719 en el municipio de Dunbar, aunque actualmente pertenece al grupo inglés Greene King. Anteriormente habíamos hablado de Belhaven en referencia a una cerveza escocesa tradicional, la 90/~ Wee Heavy, perteneciente a la serie "Speciality Craft Beers". La cerveza que nos ocupa hoy también pertenece a esa misma serie, pero en este caso se trata de una cerveza bastante lupulada, inspirada en las craft beers norteamericanas, una American IPA llamada Twisted Thistle IPA. Esta cerveza se elabora con lúpulos británicos, alemanes y americanos, pero con malta 100% escocesa, y su nombre significa "cardo perverso", un nombre bastante original que rinde homenaje al cardo, flor nacional de Escocia y su símbolo por excelencia. Esta flor aparece además personificada en la etiqueta, en un dibujo que tal vez os recuerde al vaso de una famosa cerveza de origen escocés, cuyo diseño se inspiró precisamente en la flor de cardo. 

La Twisted Thistle es de color dorado oscuro tirando a ámbar muy claro, brillante y transparente, puesto que está filtrada. Su carbonatación es por tanto artificial, y forma una cantidad moderada de espuma color blanco hueso que resulta ser bastante persistente. Presenta un aroma lupulado bastante intenso, en el que predominan las notas cítricas, con suaves toques resinosos y herbáceos. La sensación en boca es de cuerpo medio, y el sabor predominantemente amargo con un final ligeramente seco. Agradable al paladar, ofrece ricas notas de naranja amarga y pomelo, con un punto de resina y un ligero toque maltoso.

Dentro de la gran oferta de American IPAs que podemos encontrar en el mercado, la Twisted Thistle es una cerveza a la que podríamos definir como de nivel medio. No corre ningún riesgo, no destaca en ningún aspecto, pero tampoco tiene ningún defecto y es agradable en todos los sentidos. Hará muy buena pareja con carnes de ave fritas o asadas, pero sobre todo con quesos fuertes y grasos.

Estilo: American IPA
ABV: 5,6%
Amargor: 45 IBU
Lúpulos: Challenger, Hersbrucker y Cascade
Maltas: Pale y Crystal

domingo, 8 de julio de 2018

Dudák Premium Světlý Ležák y Klostermann Polotmavý Ležák, dos Lagers checas emparentadas pero muy diferentes


Hoy os presentamos dos cervezas checas que hasta hace poco era muy complicado conseguir en España. Por suerte, nosotros las hemos conseguido gracias a Birrabox, y vosotr@s también podéis conseguirlas ahí (además, os recordamos que en nuestra página de Promociones podéis encontrar un descuento para vuestra primera caja si os suscribís a Birrabox). Las cervezas de las que hablamos son Dudák Premium Světlý Ležák (que significa "Lager suave" en checo) y Klostermann Polotmavý Ležák (que significa "Lager semi-oscura"). Ambas son producidas por Měšťanský pivovar Strakonice, una cervecera ubicada en la localidad de Strakonice, en la región checa de Bohemia Meridional. En Strakonice, la tradición cervecera se remonta, como mínimo, a principios del siglo XIV, mientras que la actividad de esta cervecera, por su parte, se inició en 1649. Dudák, que significa "gaita" en checo, es su marca principal e incluye varias referencias, todas ellas Lagers suaves y de color claro. Por otra parte, sólo la Polotmavý Ležák lleva la marca Klostermann, dedicada a Karel Klostermann, escritor checo de finales del siglo XIX y principios del XX que publicó sus obras bajo el seudónimo Faustin. Veamos qué sensaciones nos dejan estas dos Lagers procedentes de uno de los países más cerveceros del mundo.

Dudák Premium Světlý Ležák


Esta Pilsener presenta un precioso color oro viejo, y a contraluz resulta brillante y perfectamente transparente. Al servirla forma una cantidad moderada de espuma de color blanco hueso que resulta ser bastante persistente. Su aroma es suave, caracterizado por sutiles notas de hierba y pan, acompañadas de un suave toque de miel. En boca muestra un cuerpo ligero y un carácter bastante carbónico. De entrada su sabor se caracteriza por un dulzor suave, pero a lo largo del trago éste va cediendo protagonismo a un amargor suave pero bien marcado. Predominan las notas de cereales, complementadas con toques de hierba y especias. Si dejamos que gane un poco de temperatura, se acentúa el dulzor y se aprecian notas de miel y polen.

En resumen, una Bohemian Pilsener muy correcta, y por tanto una buena cerveza de sesión. Para hacerle compañía, unas buenas salchichas asadas o a la parrilla serán una de vuestras mejores opciones.

Estilo: Bohemian Pilsener
ABV: 5,0 %
Lúpulos: Saaz
Cereales: Malta de cebada

Klostermann Polotmavý Ležák


Pasamos ahora a una cerveza de un color castaño claro que recuerda al de una miel suave, transparente y con reflejos de color ámbar si la miramos a contraluz. Su espuma, de color beige claro, es cremosa pero más bien escasa y poco persistente. En nariz presenta un aroma suave en el que se pueden distinguir notas de caramelo, azúcar moreno, corteza de pan, malta tostada e incluso un toque de miel. Al probarla encontramos que tiene un cuerpo ligero y un sabor suave, predominantemente dulce, sólo matizado por un leve amargor. Se perciben notas de caramelo y miel, acompañadas de toques de bizcocho y azúcar moreno.

De nuevo una Lager suave, una cerveza de sesión que en este caso es predominantemente maltosa y está claramente influenciada por el caramelo incluido en su receta. Para acompañarla os sugerimos la carne de cerdo, ya sea guisada o a la  brasa.

Estilo: Czech Amber Lager
ABV: 5,1 %
Lúpulos: Saaz
Cereales: Malta de cebada
Ingredientes adicionales: Caramelo

domingo, 24 de junio de 2018

Yakka Humo, estilo belga en versión murciana


Todo lo bueno se acaba, y con esta entrada llegamos al final de nuestro repaso al suculento surtido de Cervezas Yakka que hace ya unos meses recibimos de Taninos Asesinos. Eso sí, para terminar a lo grande, hemos dejado para el final la más atrevida y original de las cervezas que componían el lote. Hablamos de Humo, una Saison con trigo ahumado, una cerveza muy interesante para tener en la nevera ahora que el calor ha llegado para quedarse durante una temporada. Recordad que en entradas anteriores os hemos hablado de Mare Nostrum Ale y German Ale Bio, dos cervezas de sesión de inspiración alemana; Yapale y Serious Rye IPA, dos sabrosas cervezas con buenas dosis de lúpulo; y más recientemente Brown, una curiosa English Brown Ale con ron, vainilla y astillas de roble americano. Veamos ahora qué nos ofrece Humo, la sexta Yakka que pasa por Cervecívoros.

Estamos ante una cerveza con un aspecto realmente atractivo, de un bello color oro viejo, moderadamente turbia y con reflejos dorados. La corona una cantidad discreta de espuma de color blanco hueso, de la cual una fina capa se mantiene casi hasta el final. Lo primero que apreciamos en su aroma es un carácter afrutado, con notas de plátano y membrillo, se percibe también un toque de pimienta y, por supuesto, todo ello está envuelto en un suave aroma a humo que va ganando protagonismo según sube la temperatura. En boca presenta un cuerpo ligero y resulta bastante carbónica, características que la convierten en una cerveza bastante refrescante. Su sabor se caracteriza por un dulzor suave, cuyo protagonismo se ve contenido por un punto de acidez y cierto amargor final. El carácter ahumado está más marcado en el paladar que en la nariz, pasando a ser la nota protagonista, aunque sin llegar a presentar demasiada intensidad. Le acompañan toques de cereal y matices de fruta y especias.

Desde luego una buena cerveza, una apuesta arriesgada que sin duda ha salido bien. Y es que hay que aplaudir el atrevimiento mostrado por Yakka al integrar el ahumado en el estilo Saison, que no está entre los más habituales a la hora de utilizar malta con este tratamiento, aunque existen más ejemplos. El resultado es una cerveza agradable y refrescante, de la que cada trago pide uno más, y que puede ser un buen acompañamiento para encurtidos, verduras a la brasa o quesos suaves.

Estilo: Saison - Classic Style Smoked Beer
ABV: 4,6 %
Amargor: 18 IBU
Lúpulos: Perle
Cereales: Malta de cebada Pale y malta de trigo ahumada

domingo, 17 de junio de 2018

Lindemans Kriek, al rico zumito de cereza!


En esta entrada vamos a hablar de una cerveza que recibimos hace un tiempo de los amigos de Birrabox (Un momento, ¿no sabéis qué es Birrabox? Pues en nuestra página de Promociones os lo contamos, y además os decimos cómo conseguir un descuento de 3 € en vuestro primer lote de cervezas). La cerveza en cuestión es una de las referencias más populares de Lindemans, una cervecera belga especializada en elaborar cervezas de fermentación espontánea de la que ya os hemos hablado en otras ocasiones (Lindemans Faro y Lindemans Gueuze). Pues bien, esta vez comentamos la Lindemans Kriek, una Fruit Lambic elaborada a base de Lambic envejecida durante un año en barricas de roble y posteriormente mezclada con zumo de cereza, según una receta que se remonta a 1979. La historia cuenta que, anteriormente, Lindemans empleaba concentrado de zumo de cereza para elaborar su Kriek, que no se pasteurizaba. Sin embargo, en la década de 1970, esta cerveza fue exportada a América en barco por primera vez, y los movimientos sufridos durante el viaje reactivaron la fermentación, haciendo que todas las botellas se descorchasen y vertiesen su contenido. Desde entonces se utiliza zumo de cereza fresco y, tras mezclarlo con la Lambic de base (25 % de zumo, 75 % de Lambic), se deja que la mezcla fermente y macere durante 3 días, para luego pasteurizarla, de modo que la fermentación no pueda continuar ni reactivarse.

Gracias al zumo de cereza, esta cerveza es de un intenso color morado, sin apenas turbidez y con reflejos de un vivo tono rojizo. Su espuma, de color rosa claro, aparece en cantidades moderadas y no resulta muy persistente. En nariz presenta un aroma bien marcado, aunque de intensidad discreta, claramente dominado por notas de frutos rojos, que se entrelazan con el agresivo aroma que caracteriza a las cervezas de fermentación espontánea. Al probarla nos encontramos con un cuerpo ligero, cierta presencia del carbónico y un sabor predominantemente dulce, algo empalagoso, sólo ligeramente equilibrado por el toque ácido que aparece bien adelantado el trago. Mientras tanto, las notas de frutos rojos y gominola o sirope de fruta envuelven el paladar.

No está mal esta clásica Fruit Lambic, salvo porque resulta demasiado dulzona, seguramente el azúcar y el edulcorante están de más. No obstante, este exceso de dulzor se equilibra notablemente si recurrimos a su acompañamiento ideal: quesos grasos, como por ejemplo un Camembert, o curados de sabor intenso, como un Manchego.

Estilo: Fruit Lambic
ABV: 3,5 %
Cereales: Trigo y malta de cebada
Ingredientes adicionales: Zumo de cereza, azúcar, aromatizante, glucósidos de esteviol (edulcorante) y ácido ascórbico (antioxidante)